lunes, 28 de diciembre de 2015

Es diciempre y por eso I overblog "lessons learned"

Este año aprendí que sólo la disciplina y el trabajo duro sirven de algo. Que la vida se trata de ser tenaz y de nunca rendirse. Todo lo demás es bullshit. 

Aprendí que hay reggaetones demasiado buenos pero que cuando más me gustan es cuando los reescribo para la rutina de stand up, para entretener a los demás y reivindicar la condición femenina para hacer reír. Igual amo bailarlos y oye, cómo lo logro. 

Aprendí que los procesos tienen que seguir siendo el foco. 

Aprendí que hay gente con la que tengo bolas y con la que no. Aprendí que si no quiero ser infeliz en algún proceso actoral lo que tengo que hacer es abrir la boca y que a veces si no la abro, no voy a tener derecho a pataleo. Punto. 

Aprendí que los mejores amigos se consiguen en la periferia del teatro caraqueño. 

Aprendí que si no me siento a calentar la silla, no me voy a sentir validada ni respetada como escritora. 

Aprendí que a veces la gente es fea porque es mala, pero que hay gente que es muy bella por dentro y no necesariamente porque sean malos on the inside. 

Aprendí que no soy fan del volumen, como una tía que pide que bajen la música y porque el volumen alto te hace subir la voz para que te escuchen y te vuelve mierda las cuerdas vocales. 

Aprendí que a los amigos hay que dejarlos ir. 

Aprendí que el universo manda señales y enseña lecciones siempre, sólo hay que estar atenta a ellas y no luchar contra lo que te quiere decir. 

Aprendí que necesito poco para ser feliz. 

Aprendí que hay gente cuya opinión sí me importa. La lista no es larga, pero igual hay opiniones válidas y críticas constructivas que no puedo ignorar si quiero mejorar y trascender. 

Aprendí que siempre quiero mejorar y que vine al mundo para trascender. 

Aprendí que no soy ni nunca podré decir hablando en serio "chica, para que porfa" o "bendecido tal vaina." 'Cus I ain't Nina from the hood, I am Nina from el Mater. 

Aprendí que mientras más lea, más feliz soy. 

Aprendí que no todo puede ser trabajar, que tengo que seguir striving for balance. 

Aprendí que mis manos son claustrofóbicas y no aguantan muchos meses encerradas en el puño de alguien más. 

Aprendí que I have to speak up. Sí, ya dije algo parecido pero tengo que volver a escribirlo para que no se me olvide. 

Aprendí que huevear en Internet es bueno para mi creatividad, pero que tengo que regular cuántas horas "trabajo" y "busco inspiración." 

Aprendí que una puede querer mucho a alguien pero cuando no te quieren devuelta, no puedes forzarla. Decía Frida "donde no puedas amar, no te demores." Bueno, yo no me demoro más. 

Aprendí que sigo odiando el timing, pero que las cosas llegan cuando uno está listo para recibirlas no cuando me da la gana. 

Aprendí a vivir con la adultez y la distancia. Mis amigas no están aquí, el hueco no se llena con nada más sino con ellas y hay que aprender a vivir con él mientras vuelven. 

Aprendí a no parar. A no pararles. A practicar Mirá De Quién Te Burlaste Vos, porque nunca sabes cuando vas a decirlo. 

Aprendí que hay gente sobre la cual no vale la pena bloggear. 

Aprendí que siempre habrá directores que se van a aprovechar de su condición de director para meter their dicks in their stories y eso está bien, si hay pendejas que van pendientes, pero que si tu coguionista es una feminista que es una buena actriz y una hueva pelada dialogando fucking deja tu pene fuera de la historia porque ella es capaz de quemarte viva. 

Aprendí a rodearme de gente mejor que yo. 

Aprendí a no confrontar pendejos, porque gasto energía y mi energía y mi tiempo son mi capital, ergo hay que administrarlos. 

Aprendí que si no quieres escuchar la respuesta, no puedes hacer la pregunta. 

Asshole of the Year Award

Estoy en Margarita y me acordé de todos los que vine a dejar aquí. Normalmente, vengo con mi familia a Margarita los diciembres. Es perfecto para drenar, para darle closure emocional y laboral al año que está terminando. Es fino porque siento que el mar se lleva todo, mi conexión con Margarita es tan vieja como yo y me hace ponerme muy hippie. Por eso me meto en el mar, para que las olas se lleven todo lo que no me sirve, lo que ya no me funciona, lo que me duele, lo que me jode. Este año sólo te llevó a ti. Lo demás, ha sido sino bueno, por lo menos digno.

En Margarita empezamos y en Margarita te quedas.  Creo que haber empezado en Margarita es una gran metáfora para lo que fuimos: yo estaba aquí, tú estabas en Caracas. Siempre estuvimos así. Yo estaba contigo y tú estabas en otra parte. Yo te escuchaba y tú te creías el dueño del mundo. Yo te contaba y tú desconfiabas. Yo te di y tú me quitaste. No aportaste nada bueno. No me diste nada de lo que yo quisiera, de lo que yo necesitara y vamos a ni hablar de lo que me merecía. You will get no more of that. Yo entendí que contigo crucé la línea hasta Mil Veces Pajúa, Quiérete Un Pelo mil veces. No la vuelvo a cruzar. No me interesa ser amiga de un pendejo. No me interesa ser tu amiga, ni tu culo, ni tu jeva, ni tu amiga con derechos. No me interesa estar en tu vida porque you only brought assholeness to my life.

Yo estoy bien como soy. Yo estoy bien con quién soy. Tú pasaste demasiados meses tratando de cambiar mis hábitos, mi hippietud, mi manera de ver la vida. Y sí, es verdad, que una no puede resistirse al cambio, no puede creer que tiene la razón siempre y que hay que ceder. Bueno, examigo mío, todos tenemos que ceder. Tú eres el primero. Para ti siempre era más importante tener la razón que ser feliz, para mí no. Y créeme, casi nunca tenías la razón.

Este post lo he debido escribir en junio o te lo he debido decir en tu cara. Maybe I wouldn’t hate you as much as I do right now. Porque te odio, un pelo. En la escala de mis odios, del 0 al Kim Kardashian, te odio como una Khloé.  I know you had potential but you chose wrong. No estuviste del lado correcto de la historia, porque mentiste to get into my pants, asumiste toda mierda, me acusaste de cosas que eran mentira, me negaste el cariño que tanto quise y que tanto necesitaba, me humillaste, te creíste superior a mí por cuaaalquier vaina, dejaste que tu ego infinito, enorme, incalable se interpusiera entre… iba a decir tu felicidad, pero se interpuso fue en la mía. No escuchas, no cedes, no cambias, no entregas, no ayudas, no colaboras. Oh, hell to the no. Por eso es que te pasan esas cosas con las personas incorrectas, porque la cagas con las que tal. You give all the right things to all the wrong girls. Esas no son girls, son assholes. Assholes, like you. Ellas te hacen a ti lo que tú nos has hecho a nosotras. Y estoy empezando a creer que te las mereces.

Para escribir posts como éste siempre (por los diez años que fumé) he necesitado cigarros. Desde mayo I’ve been smoking on and off. Desde mayo, impulsado por el hecho de que hablaras tanta paja para get into my pants, que lo hayas logrado y después desaparecido como el ASSHOLE que eres,  I wrote the best when I smoked. Como en 2008, el peor año de mi vida pero el mejor año de mi blog. Siempre escribía enratonada y fumando. Ya no. Tengo tres días sin fumar que sólo dependen de mí. Que sólo me ayudan a mí, me hacen sentir bien a mí. Mi voluntad es de fucking hierro cuando me da la gana. Tengo tres días sin fumar y lo extraño siempre. Tengo 20 días sin hablar contigo y no te extraño tanto, porque me enfoco en lo malo que has sido. En lo malo que fuiste, decir que “has sido,” construir el verbo así implica que sigues siendo y ya no eres. Eres, perdón, eras como el cigarro: adictivo pero muy malo para mí. Estoy buscando, después de Margarita one nice thing you said or did. Para perdonarte, para perdonarme por creerte y por dejarme pisotear tantas veces, tantos meses.

No lo consigo. No consigo nada bueno de nosotros. I liked you demasiado. Estoy qued por creerte. Shame on you por no haber visto how amazing I can be when I am amazing. both of us, a ti por mentirme y a m veces,ándome en el mismo apartamento de aquella vez. Estoy durmiendo en la cama frente a la mía. Mañana voy a la playa donde me mandé una pea y pude decirte que te extrañaba. Mañana voy a misa en la iglesia donde se casó mi amigo. Frente a esa iglesia, me mandé otra pea y admití que I liked you. I only liked you because you lied to me and said you liked me first. Pasaste semanas diciendo eso. ¿No te da vergüenza? Te debería dar vergüenza hacer que me lo creyera. Vergüenza habérmelo dicho tantas veces, que me hizo ceder. You got what you wanted. No te lo merecías e igual lo obtuviste. Shame on both of us, a ti por mentirme y a mí por creerte. Shame on you por no haber visto how amazing I can be when I am amazing. You brought out amazingness out of me, no puedo entender cómo no la viste. Mentira, sí puedo. Estoy convencida de que crees que eres tan amazing que más nadie puede serlo. Como verás, tengo pocas cosas buenas que decir de ti.

You are wrong.

You will be wrong forever a menos que bajes la cabeza y empieces a ver a los demás por como son y no por lo que tú crees (o quieres) que sean. No eres superior a ninguno de nosotros. Espero que lo entiendas pronto antes de que la vida te lo enseñe.

Quiero demasiado un cigarro, maldita sea. Pero no voy a fumar porque me hayas hecho llorar de nuevo. Nop nop nop. Voy a seguir tomando agua y no voy a fumar, porque no me da la gana.

Es verdad. Venir a Margarita libera. Estoy cortando los vínculos y espero que el mar y el viento se lleven tu nombre y los atributos que yo te inventé. No tenías ninguno, todos los inventé yo. Te los fabriqué para que me gustaras y para corresponderte, te los fabriqué to make you emotionally safe for me. Cuán equivocada estaba.

El hecho es que ya estoy aquí. En Margarita, en mi casa, donde empezaste. Y aquí te acabas. Aquí se acaba. Aquí nos acabamos, aquí empiezo yo de nuevo. 

viernes, 18 de diciembre de 2015

Este post lo empecé a escribir el 10 de noviembre

En 14 minutos cumplo treinta años. No sé si estoy bien. Me siento vieja, pero peor todavía me siento unaccomplished.

A ver, el problema no es cumplir 30. El problema es tener 30 y no haber hecho ni logrado la mitad de las cosas que iba a hacer y lograr. El problema no es cumplir 30, es no saber si se me están empezando a notar. El problema no es cumplir 30, es vivir en un país donde no sé si llegaré a los 31. El problema no es cumplir 30, es no querer tenerlos. El problema no es cumplir 30, es recibir las 12 con un tipo que te hace llorar porque proyecta sus inseguridades en ti. El problema no es tener 30, es recordar cuánto lloré para llegar acá. El problema no es tener 30, es entender que I have failed to achieve los goals que planeaba haber alcanzado a esta edad. El problema no es tener 30, es sentirme tan sola a esta edad, no sólo porque I lack a person who loves me and accepts me as the woman I became, sino porque muchos de mis amigos están afuera y cada vez se van más. Porque quiero hacer una fiesta para 100 personas pero como todo el mundo está afuera será para 50. Es verdad, es injusto decir que se fue todo el mundo, pero sí se fue la mitad de la gente. The people who shaped me, es la verdad. Mitad aquí, mitad allá (cuando digo allá me refieron a que están regados por el mundo).

El problema es que ellos lograron no estar aquí y yo aquí sigo. Bajo el mismo cielo, las mismas estrellas, al pie del mismo Ávila.

Pero bueno, in the spirit of my bipolarity, no es sobre lo que no tengo. Es sobre lo que sí y sobre lo quiero tener. Por años hice listas de regalos que quería para mi cumpleaños, aquí en este blog, hasta que perdí la costumbre, porque la estupidez me hizo dejar de bloggear. O el hecho de que quise dejar de destilar tanto odio en el blog, y como el año pasado estuve sólo llena de odio, no pude evitarlo. Es porque este blog es como mi hijo y a los hijos uno los protege, digo yo.

Igual, let's focus. Seamos intensas y manifestemos las cosas que queremos para que el universo o Dios nos las conceda. Porque la verdad es que aunque haya sido en delay, they have delivered.

Quiero aplausos. No sólo los quiero, los necesito. Seh, seh.

Quiero zarcillos nuevos de Malva o de Dopodomani. Ya esta petición fue concedida porque puse un fucking videíto jodiendo y el universo me escuchó, en serio, funciona como dice Miastral.

Quiero que este thoughtless asshole me deje en paz, se vaya de mi casa y me deje dormir. (Estaba saliendo con un tipo el día antes de mi cumpleaños y se portó como un imbécil, de verdad).

Fin del paréntesis de más de un mes, sigue la pendeja esta escribiendo 

Quiero poder retribuirle a toda mi familia lo que han hecho por mí, en todos los sentidos. 

Quiero poder comprarme libros buenos de vez en cuando, vale y conseguir por lo menos uno que me cambie la vida como el de 2015, que fue The Art of Racing in The Rain y todo el mundo debería leerlo porque es magia. 

Este fue bautizado en mi cabeza como El Año del Amor, porque dentro de mis limitaciones y mi mal carácter. iba a enfrentar hatred with kindness and love, rechazo with love, miedo con amor, indiferencia con amor. Estoy segura de que las cosas buenas que me pasaron este año fueron por eso. 

El año que viene quiero que sea el año de la magia. Obviamente que no voy a hacer magia, 'cus underage (super young) witches like me are not allowed to do magic in front of muggles like you, pero sí quiero que me pasen cosas mágicas y voy a buscar cómo hacer que me pasen. 

Quiero recuperar mis relaciones familiares que se han fracturado. Quiero que él vuelva a ser el niño noble que era y no el adulto de mierda que es ahorita. (Para esto seguro necesitaré la puta magia porque he is so fucking far away from that teenager he was...). 

Quiero viajar más, preferiblemente en avión y no por La Bandera cargada de peroles. 

Quiero comer todo lo que quiera y no engordar. 

Quiero dejar de fumar once and for all, sin recaídas, sin deslices, sin errores, sin caer en la tentación. 

Quiero que no me dé ansiedad escribir y mucho menos publicarlo. Quiero que me deje de dar miedo escribir el teatro que quiero hacer, el libro que me hubiera gustado leerme a mí a esa edad, la película que finalmente me castee como prota, la película que las mujeres venezolanas quieren ver con sus amigas, el libro que quieren regalar en el intercambio, la obra de teatro que las mueva y que digan "mierda, esa soy yo. Esa somos todas." 

Quiero crear hábitos que me duren para siempre. 

Terminar de enseñarme francés y empezar seriamente el mandarín. 

Quiero que me dejen de gustar los huevones, once and for all. 

Quiero aplausos y risas, como decía el Instant Replay pero las quiero en vivo. 

Quiero organizarme mejor para que el tiempo me rinda más todavía. 

Quiero tener tanto trabajo que no pueda dormir. 

Quiero salir de Caracas a trabajar en mejores condiciones stand uperas, quiero viajar al exterior de vacaciones y de placer. 

Quiero que me sepa a mierda lo que esos imbéciles sigan pensando de mí. 

Quiero que tengan que meterse la lengua en el culo, todos. Especialmente ellas dos. 

Quiero que D'Artagnan no se olvide de mí porque siempre conseguiré el tiempo para visitarlo. 

Quiero que la AN no la cague. 

Quiero poderme ir por lo menos dos meses a NYC a estudiar un ratico o irme definitivo. Pero no irme a lo loco, irme porque puedo, porque me va a ir mejor, porque no me dará miedo empezar de cero, porque acá se tranca el serrucho profesional, porque allá nadie es mediocre, etc. 

Quiero ser la portada de algo que me dé la visa de artista. 

Quiero cantar y grabar canciones con Guaco, con Servando y Florentino, con Ronald Borjas, con Linda Briceño y con Laura Guevara. 

Quiero hacer cuatro películas, dos novelas y seis obras (más otras corticas de Micro, que me encanta el formato). 

Quiero quedarme así. 

Quiero que alguien me vea con los ojos que yo lo vi.

Quiero entender perfecto las notas cuando las veo en el pentagrama, en clave de Sol y en clave de Fa, en clave de lo que sea, no joda. 

Quiero dar clases de actuación y teatro en zonas populares, creo que es hora de que I give back. Creo que estoy lista para enseñar y que empezar a educar a la gente es la única manera en la que garantizaremos que más nunca se monte un Chavecito. 

Quiero confianza y autoestima, un poquito superiores a mis capacidades para que nada me pueda detener. 

Quiero escribir mejores chistes. Más chistes. No es posible que tenga la misma rutina desde 1998. Nop. Things need to change and evolve. 

"If you don't like where you are, move. You are not a tree." 

No estoy tan mal como se lee, pero sí me dio un bajón

Es normal que en diciembre una se ponga nostálgica y melancólica, ¿no? Es normal mirar para atrás y sonreír por las cosas que sí logré y entristecerme por las que no. Esas dos emociones pueden convivir y eso no me hace una malagradecida, ni una maleducada. Necesito que se pueda, porque estar sólo triste me hace sentir como una malcriada y estar sólo contenta me hace sentir como una mediocre. 
Una carrera como la mía, no se puede medir en números pero igual voy a hacerlo. A ver si heredé algo ingenieril de mis papás, a ver si eso me da un poquito de perspectiva y me ubica en el espacio y en el tiempo un poco. A ver si me hace mirar con orgullo lo que sí he logrado y si el balance es verdaderamente positivo, como pensaba que iba a ser. 

2 obras en Microteatro
4 obras largas
5 temporadas de dichas obras largas
1 fin de semana como invitada especial a Nueva Era
1 película 
2 unitarios 
1 novela 
1 módulo de un taller largo 
1 intensivo de Grotowski 
1 propedéutico de música
0,5 semestre de Solfeo 
20 presentaciones de stand up 
12 cantadas en vivo (más todas las de Microteatro que no sé cuántas fueron)
1 entrevista en Ronda
1 entrevista en el Correo del Orinoco 
1 entrevista en Onda finísima con Viviana Gibelli y Caridad Canelón 
2 giras de medios
1 propaganda de una ONG para incentivar el voto  

-- 

100 Bs en la cuenta 
No mentira, 5000 cuando se haga efectivo una transferencia
1 casting importantísimo en el que no quedé 
0 comerciales 
No menos de 50 castings para dichos comerciales en los que ninguno fui seleccionada 

Este año no paré de trabajar. Dije que Sí Y a todo como me enseñaron en la impro, hasta a cosas a las que ahora con distancia y categoría entiendo que les he debido decir que no. Este año me paré temprano todo el año. Cuando empezó a bajar la pela y subir el horario de los ensayos para La Historia en Pelotas fue que pude empezar a dormir hasta tarde. Este año me partí el culo como nunca y me obligué a ser optimista y positiva casi siempre. El problema es que sacando cuentas ahorita los números no dan. Yo nunca he querido ser millonaria, siempre he querido ser artista. Yo nunca he querido ser famosa, siempre he querido ser una actriz que tiene trabajo y ya. Pero no quiero esta vida. No quiero tener 100 Bs en la cuenta and maybe starve to death. ¿Qué sería de mí si no tuviera mamá y papá que me ayudan y me rescatan cuando, como hoy, de verdad lo necesito? ¿Voy a ser la chula de mis papás hasta el día que me muera? Lo que más vergüenza me da es que tengo un año y medio sin comprarme un libro, todos los tengo que bajar piratas. No se consiguen libros de autores venezolanos que quiero leer en Internet y si se consiguieran, no podría hacerles eso porque todos acá viven de lo que escriben y me da vergüenza. Sí, con los de afuera es distinto porque ellos sí tienen dólares, no patria. Me prometo a mí misma y a ellos que en algún momento conseguiré la manera de retribuirles por las sonrisas y las lágrimas, por la desconexión, por el relax, por el high que sus libros me causan. Lo prometo. 

Este año fui feliz muchas veces. Hubo un día que Layla Vargas vio Casting Express y me dijo que me creyó todo y le había gustado mi trabajo. Hubo un día que mi papá me dijo que estaba orgulloso de mí, saliendo de ver SBCdH. Hubo un día que me bajé del stand up y 17 personas en Kiwi de Maracay se quisieron tomar fotos conmigo, porque les encantó. Hubo un día que me reuní con un director arrechísimo que no voy a decir su nombre porque vamos a escribir algo y no quiero que se empave. Hubo un día que mi profesor de stand up, Reuben Morales, me dijo para que estuviera en un obra de comedia con él. Hubo un día que mis alumnos de MediaX me dijeron que era buena profe. Hubo un día que Ana mi Nana vio Crimen y Castigo y me dijo que estaba feliz y orgullosa de mí. Hubo un día que Juan Souki me llamó para estar en Crimen. Hubo un día que hice seis nuevos amigos de un sólo coñazo. Hubo muchos días que me sentí talentosa, valorada y apreciada... Ahora que me pongo a pasar lista de los días buenos veo que son muchos más de los que pensé. What is wrong with me que los días malos me importan más? 

¿Por qué llegar al final del año en estas condiciones económicas me importa más? Tiene que haber algo malo en mí. O sea, tengo que tener un problema. Sé que no quiero ser pobre para siempre. Sé que no quiero ver a mis amigos comprándose carros y yo rindiendo el último sobre de cotufas, por si acaso. Sé que quiero poder comprar libros, coño. Ni siquiera estoy pensando en tener apartamento. Estoy pensando en tener comida en la nevera, un libro nuevo a la semana y un carro digno (que el mío no lo es) que me lleve lugares. Yo juraba que iba a tener yates y aviones y zapatos arrechísimos. Yo pensaba que iba a ser mucho más exitosa de lo que soy y siento que he trabajado demasiado para serlo y no llega. Tener 18 años entrenándote para ser buena en lo que haces y que tu cuenta bancaria te grite que no lo eres, le duele a cualquiera. Creo. No soy tan hippie como para vivir de los mangos  que pasan por encima de los muros de las grandes casas como en las que pensé que iba a vivir. 

 También me emociono demasiado con las ventanas. Cuando se abre una ventana, juro que la vaina es para mí. Que yo era Eugenia Blanc, que me iban a dar ese programa, que iba a estar en esa novela. Ninguna de las ventanas que pensé que serían mis salvavidas se abrió para mí. Ninguno de los proyectos en los que puse mis esperanzas y mis ilusiones fue para mí. Uno de ellos fue para una mujer que es genuinamente mejor que yo y por eso celebro por ella. También me lamento por mí, porque eso hubiera significado el fin de mis problemas económicos y me hubieran dado la visa de artista así (chasquea los dedos) pero ella es mejor que yo y punto. Esta vez, tengo cero derecho a pataleo. 

I am trying to remain optimistic and enthusiastic. Estoy tratando de no mandar todo a la mierda porque yo amo lo que hago. Si no lo amara no lo hubiera hecho por tantos años. Si no lo amara no lloraría por no poder hacerlo más o por no poderlo hacer en otras partes, con otros crews, con gente que quizás valoraría más cuánto me parto el culo o algo. Si no lo amara no estaría tan molida y tan debilitada. No quiero desistir porque eso me haría una hipócrita. No quiero rendirme porque me haría una mentirosa, yo le he pedido a tanta gente que no se rinda y que sea firme, que tirar la toalla no sólo me decepcionaría a mí de mí, también los decepcionaría a ellos. Yo me he prometido una y mil veces no rendirme, entonces no puedo incumplir mi promesa. No puedo no tener palabra conmigo. Mi voluntad es de hierro para tantas cosas, no entiendo por qué con esto y con el cigarro últimamente flaqueo tanto. No quiero rendirme porque eso me haría una mediocre y una inconsecuente. Tampoco quiero rendirme porque le daría la razón a todos los imbéciles que me dijeron que nunca podría llegar a donde siempre he dicho que voy a llegar. No quiero darles la razón ni el gusto, pues. Pero estoy mamada, de pana. 

Y eso que todo lo he hecho en Converse. Si me hubiera embarcado en esto usando tacones hubiera desistido a los 20. Ya le di una década más de lo que pensé que me iba a tardar, ¿qué es lo peor que puede pasar si sigo? I won't get poorer, porque ya el banco no me deja usar las tarjetas de crédito hasta que no las pague. How far can I strech what I have until I start living again, instead of surviving? ¿Cómo llego a no sentir que es personal cuando sencillamente así se siente? ¿Cómo hago para callarles la boca? 

¿Cómo hago contra mi jueza y verduga más dura, que soy yo misma, para que no me siga gritando que soy una inútil, que lo que he recorrido no importa, que de qué me sirve lo que he aprendido, que falta demasiado y que me rinda, que nunca lo voy a lograr, que no tengo ni el talento ni la motivación, ni la fuerza necesaria para seguir, que lo deje así, que no sirvo para esto ni para mucho más...? 

Tiene razón. No sirvo para más nada sino para esto. Esto que me saca lágrimas y me dobla en posición fetal a cada rato, a pesar de estar mejor que en 2014. A pesar de ser mejor actriz que nunca. No quiero ser buena para otra cosa, es la verdad. No quiero servir para más nada, porque nada me hace más feliz que esto. Siento que tengo un propósito y una razón para haber nacido, bien cursi. Pero es que nadie que tenga su vocación tan clara como yo tengo la mía, duda. Claro, los actores por vocación la tenemos mucho más jodida que cualquier otra profesión porque en la nuestra no hay garantías. Un médico que ame la medicina, un ingeniero que ame los edificios, un financiero que ame Excel tienen algo de seguridad: pártete el culo y llegarás. Wait, ya va. Quizás no es sólo mi vocación, también es un poco del país, ¿no? Conozco mucha gente de muchas profesiones que está pelando bola. Claro, su peladera de bola está un poco menos pelada que la mía o la bola es menos redonda y más cuadradita. Tipo que este año no viajan a NYC, viajan a Miami. Equis. O antes viajaban a Miami y ahora van a Margarita, maybe. 

Tengo que salir de Caracas urgente. Tengo que ir a meter los pies en la orilla de la playa urgente. tengo que ver la Bahía de Pampatar y recitarme A Margarita Debayle mientras me bajo del avión. Tengo que sentarme a escribir viendo el mar. Tengo que pensar en todo lo que me pasó este año viéndolo desde la otra orilla, para ver si no se ve tan negro. Tengo que recordar que tengo 112 razones para sonreír y que es normal que me haya tardado tanto, si tomarme una foto con Capriles took me four years... Es normal que ganarme un Oscar me haya tomado más de 30, ¿no?