viernes, 25 de marzo de 2011

Yo no tengo paciencia.

Lo amo, pero qué difícil me lo pone a veces.

Sí. Él me lo pone difícil.

Y todo el mundo lo ve y se caga de la risa. Y dicen: "que pana es él y que loca estás tú".

Y miren.

No es posible que una vaina tan pajúa como abrir los ojos y exigir mi derecho a ser yo se convierta en esto.