viernes, 12 de septiembre de 2014

No estoy diciendo que fumen, estoy diciendo que yo nunca he debido dejarlo

 La verdad es que dejar de fumar no me ha traído grandes beneficios. Dejar de fumar fue lo que marcó el primer paso hacia el año más duro y triste de mi adultez. Dejar de fumar, para mí, ha sido la peor decisión que he tomado en mi vida. 

 Ajá, puedo subir el Ávila sin cansarme... and then? Me super sabe a mierda, antes lo hacía igual. No lo hacía igual de rápido ni me recuperaba tan chola. Ajá, no tienes los dedos amarillos todo el día... and then? Eso se podía arreglar fumando Marlboro que el filtro es mejor. Ajá, no huelo a cenicero mojado todo el día... and then? Hay cremas, regaderas y perfumes que cumplen la misma función. Ajá, todo huele... and then? Déjame decirte que tener olfato de nuevo es igual a comer más. Ajá, la piel se ve más linda... and then? ¡NO! Muérete que no, no siempre. Mi sustitución fue, como ya todos sabemos, comer. Más específico, en mi caso fue comer chocolate, dejar de fumar hizo que me brotara. En toda mi adolescencia tuve tres pepas. Hasta hace tres meses, padecí de pepas enormes y abundantes de pepas all over my face. No me jodan. Prefiero morirme de insuficiencia pulmonar, pero con la cara lisita. Ajá, tengo los dientes más blancos... and then? No es blanco papel bond, es blanco tirando a amarillo porque fumé por diez años y es evidente que eso se paga. Ajá, no te da cáncer... and then? Dejar de fumar significa que tienes las mismas probabilidades de que te dé cáncer que una persona que no fuma si no tienes antecedentes en tu familia. Conozco más no fumadores con cáncer que fumadores, entonces ese argumento vamos a eliminarlo. All I am saying cancer is a bitch y le da siempre a gente buena y que no se merece enfermarse. Ser fumador no te hace mala persona, debo aclararlo también. Ser fumador sólo significa que tienes un vicio que es más fuerte que tú. Maldita sea, shouldn´t have quit. MALDITA SEA. 

El único beneficio real que me encanta y que le he visto es que no gasto tanta plata. Ya. La salud me sabe a mierda porque soy una ingrata que la tiene. No me doy cuenta de how lucky I am porque estoy sana y viva pero coño, la verdad es que quiero ser flaca. Ser saludable me sabe a mierda. Quiero ser flaca, punto. Para mí dejar de fumar se tradujo en odiarme más, odiar mi cuerpo, odiar mi ansiedad, odiarme más, no conseguir trabajo y pelar bola. Nunca he debido dejarlo, de verdad. Smoking was like a dear friend to me. Smoking and blogging, mis dos refugios y mis dos consuelos. 

Mi vida se fue a la mierda cuando dejé de fumar... and I really want it back. 

martes, 19 de agosto de 2014

Yo soy como el arte

Art wasn't supposed to look nice; it was

supposed to make you feel something.
De Eleanor and Park de Rainbow Rowell. 

Leer este quote desencadenó en el Momento Eureka de la semana. Claro que dicho momento vino con delay. Vino con demasiados años de delay, de hecho. Soy muy inteligente para algunas cosas, pero ésta cómo me cuesta, vale. Mi proceso de pensamiento en este caso no fue tipo eyaculación precoz sino tipo sexo tántrico. Took me a while, but I got there. Al parecer, la vida es sobre saber llegar, como la tortuga. Si la tortuga tiene garantía de que llegará, pásenme el caparazón. 

La cosa es que I AM NOT SUPPOSED TO LOOK NICE. I AM SUPPOSED TO MAKE YOU FEEL SOMETHING. 

Yo no soy modelo, ni presentadora que cree que actúa, ni actriz de novela. Yo soy artista. Yo soy actriz. Yo soy escritora. Yo soy comediante. Por eso conmuevo, por eso hago que llores, por eso hago que pienses, por eso hago que rías. This is what liberation feels like.

De ahora en adelante, voy a dejar de compararme y mirar a los lados. Voy a dejar de mirar a las que son modelos que se autodenominan actrices y voy a enfocarme en actuar y conmover. Las manzanas no van por ahí comparándose con las patillas. Las patillas van con vodka y las manzanas adentro de pastelitos y no ves a la manzana tuiteando que no sirve para nada. Cada una de nosotras, cumple una función diferente. Ellas se burlan de mí, yo me burlo de ellas. Si alguna tiene tres dedos de frente, que sí las hay, ¡de verdad!–yo pensaba que no, pero sí hay–envidiará que yo tenga actual talent y yo envidiaré que ellas puedan comprarse carteras y puedan pagar los estacionamientos. La vida es un trade off: se puede tener todo, pero no se puede tenerlo al mismo tiempo. Lo que ellas tienen no es lo mismo que yo tendré. Una cartera nueva no me combina con todo este talento hasta ahora mal canalizado, apparently. 

Sobretodo ahorita que estoy teniendo tantos problemas con mi peso y mi cuerpo, porque sencillamente no me gusta como me veo y no tengo la fuerza de voluntad para cerrar el pico y cambiarlo, estoy entendiendo que sí, que efectivamente tiene que haber balance. Ser talentosa no es suficiente. Ser bonita tampoco. Para que mi vida transite por el camino que escogí para mí, voy a tener que pelear contra mi ansiedad y el chocolate de mierda y sudar por el cuerpo que quiero. Fino, I am finally on my way. Qué difícil es, coño. No estar conforme me pone triste y estar triste hace que coma más y continúo inconforme y más triste. El ciclo sin fin, pero sin leoncitos cuchis cantando por ahí. 

Creo que la atleta que soy, es una buena metáfora para la artista o viceversa. Me convertí en una esclava del ejercicio porque si no lo hago estaría mucho más gorda de lo que ya estoy, hago ejercicio todos los días desde hace un año.  Al principio trataba de correr largas distancias en poco tiempo. Me arrechaba y me frustraba. De cajón que he mejorado mis tiempos y de cajón que hay esfuerzos que definitivamente han funcionado y estoy satisfecha con los resultados pero ya me reconcilié con el hecho de que soy una atleta lenta. Pareciera que todas mis fibras fueron diseñadas para correr maratones, no cien metros planos.  Si me tardé tanto en hallarme como esta corredora, sin rencor, ni rabia, ni complejos, ni pretensiones; puedo trabajar un poquito más en hallarme ¡y gustarme! como esta artista. Slow and steady wins the race... or at least finishes it. 

 Entonces, voy a dejar de compararme con estas jevas que no son como yo y voy a dejar de tenerles arrechera. They are making a living, not making art. La clave estaba en verlas como lo que son y no son competencia. En los proyectos serios que una artista como yo debería estar haciendo, no meten a las modelos estas, meten a otras artistas. Si ganaron en un casting fair and square, por algo será. Si la que gana, no es una artista si no una random puta bruta no era un proyecto en el que a mí me hubiera convenido estar. 

Uy, todo esto suena muy lindo acá escrito. Ahora que me sé la teoría, lo que tengo es que ponerla en práctica. 

Mientras tanto, bailo esta canción: 


sábado, 9 de agosto de 2014

Oh, well

Every day is a leap of faith. 

I now work as an acting coach for four women. One who is an actress, another one who is a TV presenter, one who is a model and the other one who is a resentful former fatgirl who hates my guts and I can tell. Three of them are good women, only one is genuinely talented as a female actor, as they would say in The Academy. 

One of the most painful moments of my career happened two weeks ago. The director of this play had an alternative to play the cover or plan B for one of the characters and it fell through. In true Hermione fashion I raised my hand and said I could do it. His exact words were: "yes, but who else could we call?" Few things have hurt me as much as that comment did. It was like the wind had spoken. Wait, at least you acknowledge the wind. The wind blows in your face and you choose to dismiss it, but you felt it. He didn't feel it. It was like a wall murmured.

It was so painful. 

With his comment he said that my talent wasn't big enough to compensate for my looks. And I wonder, are my looks that bad? Because maaaaybe I am losing it. Maybe it's me, maybe I have a fucked up perception of who I am. I see myself in the mirror and I see a pretty woman. Actually, a very pretty woman. My body has seen better times, yes. Maybe if all directors were a little less... chubby oriented? I have heard "no" so many times I am really starting to believe it. 

La vaina es que según moi, yo estoy gorda mas no soy gorda. Ella, se nota que es gorda. Yo lo que tengo es que cerrar el pico, maldita sea. No sé cómo hacer eso. 

I keep leaping and nothing happens. I keep trying to be positive and nop, I don't have it in me. I cry every day. It hurts more with each passing second because I do things that get me nowhere. I am trapped and depressed and anxious which only makes me eat more, therefore making me angrier, sadder and more anxious. 

And I am writing this on a good day. 

Cuando bailaba era más fácil saltar. El piso siempre iba a estar ahí. Nadie iba a mover el piso, si te caías te caías por tu culpa. Por perder el foco, por pensarlo mucho, por agarrar mal el impulso, por no doblar las rodillas, por no amortiguar bien, etc. Actuando, lo que hago es brincar. No hay certeza de piso, ni de compañero que te ataje, ni de director que te lance así sea un metro de hilo dental para amarrarte. I leap eeeeevery day like I'm brave, but I am not. Una caída libre que ha durado más de una década y no veo ni el suelo cerca. No quiero que me castigue la lengua, pero conseguir el piso para terminarme de estrellar a estas alturas sería hasta un alivio. Obvio, mejor sería caer sobre una camita de plumas o un trampolín brincabrinca para poder rebotar. O caer parada sobre una piscina de goma espuma. 

I have stood by my each and every one of my promises for as long as I can remember and it hasn't done me any good. God won't listen, because yes, he technically never promised anything back, but it would have been nice to be rewarded for all the things I have left behind to prove there is one thing I want more than any other. 

I am addicted to food and Scandal. Both make me cry like a bitch. 

El otro día vi a un pana de toda la vida y pensé "si se me resbala le meto." Nunca me había pensado con ninguno de mis amigos y siento que I grew a tiny penis. 

Wait, a GINORMOUS penis. 

Jijijijiji. 

I should be getting laid, that would really help. 

Una amiga tuvo un bebé y la amé demasiado cuando la conocí. Igual detesto a random children en la calle o sea que el instinto sigue dormido. Yeeeeah. Sssh, let's not wake it up. 

Las promesas que más he roto son las que me he hecho a mí. 

Daría un brazo por fumar de nuevo. Pero no puedo porque se lo prometí a Dios. FUCK THIS SHIT. IT HAS GOTTEN ME NOWHERE AND SMOKING WAS MY BEST FRIEND. 

Quiero pintarme el pelo pero me da terror que justo cuando lo haga salga alguien y que epa, acá está el papel de tu vida, ah fuck, te pintaste el pelo, ya no, besitos. 

La exgordita imbécil a la que estoy enseñando a actuar se burló de mí el otro día. Yo tengo diez días burlándome de ella y no se ha dado cuenta. Es amazing. 

No sé ser positiva. Pensé que lo era, pero nop, I am not. 

lunes, 28 de julio de 2014

Yo corro para apagar el cerebro, pero no funciona

Aquí vamos. A correr y dejar todo lo malo on the road, como decía la voz de Mel Gibson en What women want al venderle la campaña a las ejecutivas de Nike. Hm, funny que siempre pienso en esa escena cuando salgo a correr, que es una película tan vieja. "The road doesn´t care about yadah yadah, all it cares about is that you pay a visit." Quiero revisar Twitter, coño coño, casi piso ese regalito de un perro tamaño tiranosaurio. (Mirando a mi perro) mi perro es el más lindo de todo el mundo. Coño de su madre, perro tarado, no te me atravieses así. Es muy flaco. Quiero ser como él. No, la verdad es que Twitter ha quedado como para lo mismo. Siempre es el mismo chistecito y yo no soy buena tuitera si estoy sobria. 

Edvill dijo que no podía seguir tuiteando borracha y le he hecho caso porque soy así. Obediente e inclusiva y flexible. Siempre me ha gustado aprender, coño de la madre, se me olvidó hacer la tarea de Mythology de Courseraaaa, era larguísima y es hasta hoy. Fuckitty fuck fuckitty fuck fuckitty fuck. 
(Siente un tirón del perro que se para a oler una jardinera) ¿Por qué Chiabe es tan comemierda? Jaaajajajaja chiste interno para los que sí fueron a verme a Microteatro. Fun times... ¡Esta perra casi me atropella! Oye, yo entiendo que de noche nadie frene en los semáforos pero doña está a las 11 de la mañana en Altamira, pues, la gente puede morir. 

And if someooone said three years from now, 
you'd be looooong gooone 
I'd stand up and puuunch theeem out. 

Hm, cantando vintage Pink, que irónicamente no es la canción que está sonando. Uy no, esta canción es terrible. Weeeepaaaaa, ésta sí. Bailandoooo, bailandooooo... mrk, que trotar ni qué nada, yo voy a volver al flamenco. Estoy mamada, I can't do thiiiis. Sí, mentira, sí puedo. Siudy queda que si a tres pasos, ahorita paso por allá. Podría ser la bailaora de la próxima canción de un nuevo duet de reggaetón que quieran explorar géneros locos para entrar a todos los mercados con pop-flamenco-anglosaxon-vallenatón. Jaaaajajajaajaja, que desesperadita loca. ¿Qué será de la vida de este hombre vale? I wish I worked more for him. ¿Qué ejercicio hará Miastral para los brazos? Bueno y la dieta. Es que estoy estancad... NO. No estás estancada un coño, es que no te has puesto las pilas y tú lo sabes. Deja así. Lo vas a admirar para siempre, la vaina es si lo vas a querer. Deja de quererlo idiota. 

Uy, que trauma es creer que venía un escalón pero nop, misma altura. Síííííí, eres el más lindo D'Artagnancitoooo, cuchi pupi, ya vamos a terminar, que linda lenguaaaa. ¿Quién tiene la lengua colgante más linda del mundooo? ¡Sí, tú! Cuchipupischmoopie lindo. Seguro ya me quedan que si 30 segund– puta madre llevo solamente quince minutos, esto no se acaba nunca. Mierda, que mierda es Katy Perry, desde I kissed a girl todas sus canciones me dan sueñito. Neeeeeeext. 

Epa, que pepa de sol, 'mana. Quiero jugar fútbol. Respira y pisa, respira y pisa, respira y pisa. No sé por qué sigo corriendo si saltar cuerda quema más calorías por minuto. Bueno, el perro tiene que pasear y tú tienes que no aburrirte + hacer ejercicio at the same time. Por eso sigues corriendo. Si tanto te estresa que no puedas apagar el cerebro, métete en Pentagrama de nuevo pues. Am I too old for dancing? Nah, there is no such thing. Jane Austen no trotaba y era flaca para el estándar de su época. El estándar de su época era muy diferente. Tú no sólo tienes la época encima, tienes la condición actoral. Tienes que ser la mitad de lo que eres. You gotta be patient, bitch. 

¿Cuánto falta? Mrk... weeepa, Servando y Florentinooooo. Súbeeeeeele y daleeeeeeee. Sí se puede, sí se puede. Falta cada vez menos, rock it bitch. 

domingo, 27 de julio de 2014

El día que cambié

Todo esto que hice el día que cambié, lo hice con amigdalitis. Soy la Mujer Maravilla.

El viernes me desperté temprano para abrirle a la señora que trabaja en mi casa. Se llama Ana, tiene la piel del color del chocolate Savoy y es comiquísima. Hemos desarrollado una complicidad divertidísima y me recuerda mucho a Lina, la señora que trabajó por años en casa de mi mamá. Lina se fue de la casa hace más de diez años y creo que a mi mamá le sigue haciendo falta. Ana y yo pasamos un rato echando broma y haciendo chistecitos a costa de la otra señora, que es muy floja y nunca quiere hacer nada. 

Le escribí a la depiladora para ver si tenía chance de atenderme en la mañana, me dijo que fuera tipo tres o cuatro. Le mandé un mensaje que decía que a las cuatro, porque tenía la primera lectura de una obra en la que voy a asistir la dirección. A los quince minutos me escribió "puedes a las 9:30?" le respondí que la amaba y que ahí estaría. Desayuné patilla, piña y un poquito de pollo hervido, como tengo tres semanas haciendo. Vi El Viaje del Escritor sobre la cama y casi lo agarro, pero recordé que Arelys siempre es puntual y no iba a tener tiempo para leer. De hecho, ya estaba jodido el día, porque a la 1:30 tenía que estar en la lectura y tenía que hacer dos horas de ejercicio antes de eso. 

Esperé casi media hora por Arelys, mientras revisaba Twitter-Instagram-Facebook una y otra vez, que es una manera del universo de decirme que mientras no escuche a mi intuición, voy a estar jodida para siempre. Arelys me regañó por los desastres que hice cuando traté de arreglarme y autodepilarme. Le expliqué a Arelys que soy artista y que los artistas a veces no hacemos real para ir a la peluquería cada dos semanas, como antes. Me dijo "eres artista desde que te conozco y antes podías hacerlo, ¿qué está pasando ahora?" Arelys 1-Nina 0. 

Volví a mi casa y troté en la caminadora una hora y dos minutos. La verdad es que no, fue una hora exacta pero "ahora" me iba a quedar demasiado cerca de "hora" y es una cursilería desafortunada rimar así. Si quería llegar puntualmente a la lectura, debía sacrificar una hora de cardio. Me bajé corriendo a bañarme y comer. Decidí empintarme para el tigre que tenía en la noche de una vez y salir con más espacio en el bultico. En el bultico metí el Kindle, un cuaderno, el estuche grande de maquillaje y las botas de púas que amo. Salí a la una en punto y sudé como Precious hasta llegar al CCCT a la 1:21 P.M. En el camino a Urban, le confesé mi rechazo hacia las mujeres de nuestro elenco. Detestaba sin conocerlas a las funcionarias actorales designadas para esta obra y con las cuales tendré que lidiar por las próximas semanas. 

A la hora y media, una de esas mujeres me habría callado la boca con cemento. Esta mujer tiene lo que no se puede enseñar. Al final, eso es lo único que importa. Todo lo demás se pule, se mejora, se trabaja. La naturalidad, la organicidad y el Je Ne Sais Quoi, estaban ahí. Cómo lo vio el director en quien tampoco confiaba, no lo sé, pero estaba ahí brillando como la luz verde de Gatsby y como la estrella de la princesa. Pensé en Elia y en que una y otra vez fallo en una de las reglas más importantes de todas: un actor no puede tener prejuicios. Ya me metí en este paquete por culpa de cumplir la regla de que ninguna experiencia se rechaza, pero sí me vino bien recordar la otra. Ella muy humilde y reconociendo su ignorancia y yo creyéndome Stella Adler reencarnada cuando casi nunca llego a ser ni siquiera Nina Rancel. 

Cuando se acabó el ensayo, salí volando. No sirvió de nada porque perdí el ticket del estacionamiento. Tenía media hora para llegar del CCCT al Teatro Santa Fe en hora pico en Caracas. No iba a pasar. Ticket perdido más cola más responsabilidad igual mototaxi. Seis minutos antes de las seis, estaba en el teatro. Saludé a las chamas del corto y a todo el mundo en el teatro, que really does feel like home, me entrevistó un pana a quien respeto mucho que tiene un programa de cine y cuando recibí el guión del evento me puse blanca como cuando en la adolescencia mi mamá me cachaba una mentira. Alejandro Bellame iba a ir. Alejandro Bellame es el director de Blue Label y bajo ningún concepto puede saber que yo soy una mujer hecha y derecha que tiene absoluto dominio de un escenario. Alejandro Bellame no puede saber que yo soy una animadora fogueada y que en un buen día soy capaz de hacer a cientos de personas bailar al ritmo que yo quiera que bailen. Fue horrible. Por media hora pensé y pensé en cómo hacer el trabajo para el cual me habían contratado y que este hombre no viera que soy una mujer supuestamente madura. No podía cagar el evento que no era mío, ayer era una empleada más. No podía tampoco arruinar el chance que me queda de ser Eugenia Blanc por ser yo y por actuar de mi edad. Caminé por todo el Teatro y pregunté no menos de cinco veces a las organizadoras si ya había llegado. Si él llegaba temprano, el plan era pararme cagadísima cerca de él y presentarme como una carajita insegura "hola Eugenia Blanc, un placer." Ni siquiera tendría que actuar, los nervios y la inseguridad iban a salir solos porque I would kill for this part and it really freaks me out. 

Alejandro Bellame nunca fue. 

No me gusta animar, pero soy buena haciéndolo y es un trabajo fácil que paga bien. Además, en este evento se iba a pasar Tú, un corto de la UCAB para el cual me hipermegafajé. Clásico corto estudiantil, tres carajitas buenas se partieron el culo haciéndolo y las demás turisteaban en el set. Las tres carajitas buenas me odiaron durante muchos momentos del rodaje, pero tenía que hacerlo. Tenía que cuidarme y prepararme e intensear porque no era un corto fácil, podía make me or break me. Fui responsable, cuidadosa, intensa y necia con muchas cosas y muchas veces a ellas me les incrusté. Después de haber visto el corto, debo decir que valió la pena. Ellas aprendieron que si no tienes un actor de verdad que cuente bien la historia, no tienes historia y yo aprendí que el ojo, la buena organización y el buen gusto para hacer cine se pueden conseguir en todas partes. Por ejemplo, en los pasillos de la Católica. 

La primera vez que hice un corto estaba en el colegio. He hecho, aproximadamente, un corto cada dos meses desde hace tres años y nunca había hecho un corto como éste. Primero, el uno de los pocos que se entiende. Segundo, está bien escrito, bien producido, bien editado y la fotografía es increíble. Tercero, se parece al guión. Perdón, es mejor que el guión. Cuarto, I rocked that shit. Lo que más hago cuando veo cortos que he hecho es gritarme IMPOSTORA DE MIERDA, FALSA, DESTALENTADA QUE MALA ERES. Durante este corto, no me pasó eso. Mas bien salí orgullosa de mí y de lo que puedo hacer cuando trabajo y hago las cosas como y con quien son, no con mediocres que no entienden que la actuación no es soplar y hacer botellas. Creo que a pesar de odiarme en varios momentos, ellas entendieron que para que la actuación sea buena, hay que intensear y mínimo prepararse antes de que digan "acción." Las tres son talentosas y estoy segura de que harán grandes cosas, porque tienen las herramientas, las ganas y la disposición.

Cuando se acabó el corto, me monté súper emocionada a despedir el evento–e igual no se me notó, porque acting! bitches– y dar las gracias a todos por haber ido. Me bajé de la tarima y algunas personas me felicitaron porque animo bien y otras me dijeron que era buena actriz. Nothing major. Lo más importante fue que D. estaba ahí, tenía un personaje en el corto también. Cuando me vio me dijo "no me abraces que voy a llorar." La abracé igual porque necesitaba un abrazo y lloramos las dos como unas pajúas. Fue un abrazo que recordaré toda la vida y eso que I am not a hugger. 

Fue un día increíble, porque cambió mi percepción de mí. Que bolas, que por primera vez en tres años siento que I am not hopelessly wishing for something, I actually have the tools to get there. Ahora, por lo menos por hoy, creo en mí de nuevo y creo que puedo ser y hacer ese papel y muchos más. 

sábado, 26 de julio de 2014

Carta abierta al ex más importante de todos:

Hoy estuve triste sin razones y me dio por pensar en otras personas que han estado tristes. En Gatsby, cuando hizo todo por Daisy y terminó muerto y arruinado por su cupa. En Jo, cuando Beth se enferma. En George, cuando se muere Fred. No sé por qué, llegue a pensar en ti. En ti y en la vida que estás viviendo. 

Calma. La última vez que pensé en ti that way fue hace seis años. Han pasado seis años desde que perdí la razón y desde que nos perdimos el uno al otro. Si bien es cierto que el primer paso hacia nuestra separación lo diste tú, yo destruí cualquier esperanza with my reckless behavior and my trainwreck ways. No hace falta aclarar que aunque hubiéramos podido, yo hubiera vuelto. Esa última noche dejó una gran marca en mí. Una huella que el paso inexorable del tiempo, nunca borrará. Esa última noche me hizo paranoica e intransigente en cuanto a violencia se refiere. 

Ese año fue muy duro. I left so many pieces of myself behind me. I broke in more pieces than Horcruxes. Dejé mi alma en este blog y en tus manos. Rompí mil promesas que me hice a mí misma, una y otra vez. Te voy a contar algo que sé que si no sabes, mínimo te lo imaginas: nunca he amado a nadie más como te amé a ti. Dicen que quien ama de verdad, nunca deja de amar. No es el caso. Yo no te amo. Dejarte de amar fue la tercera cosa más difícil que he hecho en mi vida, después de dejar de fumar y hacer stand up. Dejarte de amar, esa cruzada que pareció eterna y ese calvario, hicieron que me dejara de amar yo. Mientras otras personas reconstruyen su vida y van queriéndose más, como si dejar de querer al otro les dejara más espacio para el amor propio, yo aniquilé los dos amores al mismo tiempo. 

No sabes lo difícil que sigue siendo y no importa ya tampoco. Maté el amor que me tenía y todavía no lo he podido resucitar. Oh well. 

El hecho es que he pensado mucho en ti últimamente y eso me puso nostálgica. No te quiero pero sí quiero que seas feliz. No sé qué esperas para serlo, entonces considera esto una señal. Yo sí tengo bolas, venir a darte consejos ahorita después de que pasaron las ganas de tener todo juntos y al final no tuvimos nada. Tuvimos un amor enorme que can't be accounted for. Yo no creo que quieras escucharme, tampoco creo que quieras hacerle caso a la loca de tu ex, no creo que quieras creer que te escribo por lo importante que fuiste. Igual, nunca fui de hacer lo que quisieras, sigo siendo igual de terca. My bad. 

Para que creas que de verdad esto que te escribo es desde el corazón en nombre del amor enorme que te tuve, debo empezar esto pidiéndote perdón. Perdón por todas las veces que fui injusta contigo, que fui muy dura, que se me fue de las manos y que hablé mal de ti. No voy a excusarme en lo jóvenes que éramos los dos, pero sí voy a pedirte que entiendas que una vez que no tuve dónde poner todo el amor que era para ti, que era tuyo; tuve que empujarlo y presionarlo para que no saliera de mí y eso me volvió loca. Pushing that love inward, it drove me crazy. Con vergüenza, admito que algunas veces me pasé y no le hice justicia al gran hombre que fuiste hasta esa noche de Le Club. No te estoy pidiendo que lo entiendas, te estoy pidiendo que me perdones. Con mi comportamiento y mis palabras, te hice daño y me autodestruí. Lo siento. De verdad, lo siento muchísimo. 

Esta soy yo, getting rid of bad karma and pushing you aaaagain, after all these years, pues. 

Tienes que creerme que la única mujer que te amó tanto yo te amé, fue tu mamá (no tu esposa). You are a very sensitive, smart, aware and perceptive man, frigging act like it. Por ese amor enorme que me volvió loca, por los años buenos y por ese fact que todo el mundo ve menos tú, quiero desearte que seas feliz pero más aún quiero exhortarte a que salgas a buscar la felicidad. Being decisive is not a quality of yours. Tú lo sabes, te amaba por eso. Era un trato del que nunca hablamos, pero lo vivíamos todos los días. Tú me hacías una chama–porque no voy a pretender acá que era una mujer–más tranquila y yo te hacía un hombre–creo que tú sí eras un hombre–más decidido. Go get what you want and deserve. Toma la decisión correcta para ti. No para hacer feliz a la mujer que tengas al lado, al jefe que tengas enfrente o a la familia que tengas detrás. Hazte feliz a ti. Sal a la calle y haz lo que debas hacer para alcanzarlo. Siempre he creído que en la vida el plan es to make your parents proud and make yourself happy. Your parents are proud of you. Are you happy? 

Por todos los momentos que fuiste el único y gran amor de mi vida, que fue una verdad tan grande y tan bonita todos esos años, espero que seas feliz y que si no lo eres, trabajes por serlo.  

PD: nótese que no te dije el Anticristo. Yay! 

lunes, 21 de julio de 2014

Seven years ago I was reading the same book I read now

Hace siete años compré el último libro de Harry Potter en la librería Nacho del CC Boleíta Center. La semana anterior había visto un cartelito que decía que lo iban a tener. Le rogué a la vendedora que me dejara pagarlo por adelantado para asegurar que hubiera el día que iba a llegar. Le insistí, le dije que se los pagaba y después ella me diera el libro pero que me iba a morir si se acababan. Me juró por Harry Potter que no se iban a acabar. Me fui ansiosa, pero bueno, me había jurado por Harry Potter. 

El día anterior me había ido a rumbear no sé a dónde. Me mandé una de mis borracheras épicas pero como a las cuatro me fui, bomba de humo. A las diez de la mañana abría la tienda. Puse el despertador a las 9:50 AM porque de verdad vivía tan cerca del lugar que era ridículo. Me cepillé los dientes, me puse un sostén y salí corriendo. Llegué sin frenar ni una vez la Terios verde que en ese momento me llevaba a todas partes que yo quería ir y algunas que ni tanto. 

Corrí desde el estacionamiento hasta la tienda y se me aguaron los ojos desde el pasillo cuando vi el display gigante en pirámide tipo Barnes and Nobles. It was here. Ella no había mentido, sí los tenían y no hizo falta que me guardara uno. La gente caminaba sin prestarle atención, no entraban a la tienda, no había cola, nadie estaba alborotado, emocionado, ansioso, experimentando la mayor de las alegrías y la peor de las tristezas a la vez. "¿Qué les pasa? ¿No tienen alma acaso?" quise gritarles. 

Mi cabeza ordenó avanzar hacia la pirámide, pasito a pasito. Ni un Avada Kedavra me hubiera podido parar. Cargué uno, lo olí y lo abracé. No sé si alguien me miraba. Fueron veinte segundos de la mejor de las sensaciones. Yo me abracé a un libro que me iba a salvar cada vez que se lo pidiera. Hasta el sol de hoy, Harry Potter es mi mejor refugio, mi mejor tabla, mi mejor salvavidas. Nos rencontramos después de la espera, la angustia y el paso inexorable del tiempo. En dos años una niña puede cambiar mucho. Puede, por ejemplo, no ser una niña ya.  Yo sabía que había cambiado yo, no sabía cuánto iba a cambiar él. 

Caminé hacia la caja sudando frío. No pude contenerme y tuve que abrir el libro en la última página. ¿Se muere? "Dios mío, por favor que no se muera. Mata a alguien cercano a mí en la vida real, pero no lo mates a él," reconozco ahora que pensé. NO SE MUERE. Harry Potter no se muere. "AAAAAAHHHHHHH," grité en medio de la tienda. Todos los disociados que fueron a buscar otros libros que no eran Harry Potter, voltearon a verme. Me contuve y no les grité "no se muereeeeee, no se muereeeee." Había perdido demasiadas personas ya. Nunca me hubiera recuperado de la muerte de Harry, estoy segura. Como no me he recuperado de las muertes Sirius, Dobby, Hedwig y Dumbledore, por ejemplo. 

Me leí el libro en un poquito menos de diez horas. Lloré, intermitentemente, desde la primera página hasta la última. En la primera por ser la primera y en la última por ser la última. Me hice almuerzo y cena sin parar de leer, recorrí toda mi casa, me estiré y me encogí en posición fetal, grité y me desgarré con ellos, sobreviví, me enorgullecí de su crecimiento, madurez, selflessness y madurez, rompí a llorar, releí incrédula, repasé libros anteriores en mi cabeza... 

No he vuelto a tener una experiencia literaria tan profunda como esa desde ese primer día. Sigo buscando un libro que me mueva y me cambie y me rompa y me pegue de nuevo como ese, pero no lo he conseguido.

Por eso, siempre hemos sido y siempre seremos tú y yo, Harry Potter. Always.