martes, 1 de marzo de 2016

Una ayudaíta para la dramaturga

En un libro llamado Show Your Work, el autor dice que "online is the biggest scenius on the planet." No sé cómo terminar esto entonces vine a exponerlo acá. Es un monólogo basado en una escena increíble de Almost, Maine que no sé terminar. Me gustaría hacerlo parte de algo más grande, pero si no sé terminar el monólogo menos sé darle contexto. Si alguno tiene alguna idea de cómo ayudar, por favor sugiera. No hay ideas malas. Nombraré a la protagonista en su honor.

Él está sentado en la sala y entra ella. Mientras habla trae más cajas y las va armando en una muralla entre los dos. 

Vine a traerte tu amor. Bueno, el amor que siento por ti. Es de mí para ti, no sé si es mío o tuyo ahora. Vine a dártelo porque no puedo seguir sintiéndolo. Yo sé que no lo quieres. Yo sé que es poco. O quizás es mucho más de lo que te mereces. Pero acá está. Todo este amor es tuyo. Fue mío y ahora es tuyo. Si no se hubiera acabado el tuyo, todo este podría ser nuestro porque no soy pichirre, pero entiendo que así no funcionan las cosas.

La magia de este amor es que nació y creció en pocas semanas y que aún así, no se ha muerto. No se va a morir en meses, tranquilo. No es que te estoy dando un amor vencido. Acá la única vencida soy yo. Por favor, así no lo quieras, agárralo. Si quieres después lo lanzas por la ventana, pero no me hagas más daño. Acéptalo, porque no tiene condiciones. Toma todo este amor que ha podido ser tuyo por siempre si lo hubieras querido. Si me hubieras querido. No me importa lo que hagas con él, de verdad. El amor es para repartirlo. Si uno se queda con ese amor entre pecho y espalda, literalmente, puede matar. Bueno, no conozco gente que se haya muerto de amor. De desamor sí, aunque la gente no lo entienda. No entienden que es una muerte metafórica, pero sigue siendo una muerte.  No te entierran en un vestido lindo o en tus blue jeans favoritos, y que a tus familiares y amigos les sabe a mierda que tú seas atea ellos harían misas igual. No se muere tu cuerpo pero se muere una parte de ti. Esa parte no revive, se va un pedazo de uno para siempre.

Dicen que se llena ese pedazo con otras cosas, con otros, con la vida, con el tiempo pero de verdad, lo peor que le puedes decir a una enguayabada en la cúspide de su dolor es ese cliché. Odio el puto tiempo.

No es el corazón lo que se muere, es como un pedazo del esternón, de hecho. El corazón está más vivo que nunca, porque está en carne viva. Lo que queda es como un huequito donde tú quedabas. Una presión tan poderosa que sientes que te va a aplastar. Sí, es verdad que no se muere tu cuerpo. Se muere o se rompe en trillones de pedazos el alma, que duele más que el cuerpo. Ella cava un foso y se echa ahí a morir. Se entierra en la miseria y la rabia y el dolor… uy, el dolor, y se queda ahí hasta que le den tanto vodka que se peguen los pedazos. El vodka es mejor que el tiempo. Los mil pedazos que estallaron y se regaron por tu cuarto, por tu baño, por tu celular, por el sofá de tu casa, por el primer cine, por el asiento de tu carro donde tiraron un día que estaban borrachos y pelando tanta bola que no podían ir al Dallas, por la almohada que huele a Calvin Klein One o en tu caso la versión de Calvin Klein One de Perfumes Factory, otro pedazo en la escalera donde una vez te cañiste borracho y yo no pude sino reírme, otro pedazo rodó por el balcón del que quiero lanzar, otro pedazo se enredó con la lámpara que casi rompemos el día que tiramos la primera vez, otro pedazo en la cartera justo al lado del celular que cada vez suena menos y nunca eres tú.

 Vas por la vida como The Walking Dead, porque eso es lo que sientes que eres. Un zombie que anda por incercia. Eso sí, como tú eres arrecha, porque una es arrecha, hace todo como siempre, después de las primeras 48 horas. Las primeras horas son de pijama, vodka y moco. No me jodas. Me lo merezco. Después te paras y vas hinchada al trabajo, fea a la universidad y mocosa a los cumpleaños de tus amigas que creen que esto nunca les va a pasar a ellas porque lo de ellas sí era de verdad. Pajúas, yo también creía que éramos de verdad. Vas haciendo las cosas como en Bernarda Alba, cuando Magdalena dice que hace las cosas sin fe, pero como un reloj. Porque una está en la mierda, pero una no es irresponsable.

Pasar de caminar sobre las nubes a llorar en posición fetal. Así. Ir por la vida así. ¿Cómo puedo seguir por la vida así? Como un cáscara. En neutro, sin necesidad de que te puyen porque vas en bajada tú solita. Yo tan convencida hace una semana de que este amor sólo crecería, de que habrían cajas, bolsas, depósitos y galpones llenos de amor de los dos y mírame ahora cargando cajas y cajas y bolsas y bolsas llenas de amor no requerido y no deseado. La bolsa soy yo.

Sí sé. Sí sé cómo seguir. Te doy todo tu amor para que este Roraima emocional se haga más ligero. Tómalo todo. Quédatelo tú. Yo no lo quiero. No puedo ir por la vida cargada de amor para ti porque no es justo con quien sí se merezca algo, darle un amor que no le corresponde. Un amor que era para ti, no puede ser de más nadie. El hecho de que lo tengas tú no significa que voy a dejar de sentirlo, claro. Fue parte de mí primero, este amor y yo estaremos conectados hasta después de que se espiche. También tú, aunque no lo quieras. El amor nos vincula así no lo queramos, así haya pasado, así no haya sido bien recibido.  

(Trae la última caja) 


¿Esto era todo? Qué raro, se sentía como más. Como que el dolor magnifica las cosas.  

domingo, 21 de febrero de 2016

Objetivos

Que nunca se me olvide por qué empecé.

Que nunca me rinda.

Que disfrute el camino. Siempre.

Que no me pesen tanto los que nunca estuvieron o los que estuvieron pero después no se quedaron.

Que no me importe si voy sola.

Que me importe tampoco que nunca me conforme con mala compañía.

Que entienda que el dolor es temporal. Siempre.

Que nunca deje de buscar.

Que algún día Adele deje de ser el soundtrack de mis amores.

Que nunca me conforme.

Que nunca menosprecie el silencio.

Que no me cueste tanto.

Que me duela menos.

Que pueda tener permiso para cansarme.

Que me dejes de importar.

Que no me emocione tan rápido.

Que confíe siempre en mí.

Que cada vez la cague menos.

Que no me de miedo ni la cámara prendida, ni el ojo del público ni la página en blanco.

Que el aplauso sea largo y poderoso.

Que aprenda a dejar ir.

Que pueda salvar a los que tengan y quieran salvación.

Que nunca deje de emocionarme.

Que nunca deje de trabajar por merecer más.

Que querer más no sea pecado.

Que no crea los no y que siga buscando los sí.

Que no me intimide.

Que no me deje vencer.

Que no me distraiga amando tanto a alguien que deje de amarme yo.

Que no me distraiga amando tanto que deje de trabajar por Oscar, el hombre metafórico que más he querido en la vida.

Que esto me haga volverme mierda.

Que sea para mí.

Que quiera ser para mí.

Que yo trabaje tanto que no haya manera de que no sea para mí.

Que mis amigas me acompañen hasta el final.

Que mis miedos no sean más poderosos que mis sueños.

Que mis rencores se curen y se sanen.

Que ser feliz sea más importante que ser perfecta.

Que la felicidad no sea dosificada.

Que no sea overwhelming.

Que nunca me mojonee.

Que cuando deba escoger, escoja bien.

Que nunca sea la última noche contigo, donde quiera que estés.

Que lo bueno perdure.

Que lo malo sea siempre temporal.

Que cuando esté borracha y melancólica, me quede sin datos o sin pila.

Que los lutos sean breves.

Que este dolor no me desvíe ni me distraiga.

Por favor.

martes, 16 de febrero de 2016

Confesión # 103

Son las cosas que hubieran pasado si siguiéramos hablando, si todavía fuéramos amigos, si no se hubiera muerto. Muchas cosas para mucha gente que ya no está conmigo porque esta semana me pasaron muchas cosas lindas. 

Le hubiera dicho que ya estoy saliendo de la reunión y que estuvo fina pero una de las actrices se volvió loca. "Dios sabe por qué yo soy sólo actriz, porque si fuera la productora hubiera llamado a la back up de una." 

Te hubiera escrito cosas cursis como a las tres de la mañana, porque al terminar de estudiar pensé en ti. Después lo hubiera borrado y te hubiera puesto something mean, porque sólo así sé flirtear. Algo tipo "odio a la gente que duerme, como tú, mientras otro estudia, como yo." 

Le hubiera mandado el capture de lo que dijo mi hermanito del corto a ti primero, porque eso es lo más emocionante de ser Selección Oficial de Algo. Que tu hermano esté orgulloso de que estés yendo lenta pero segura a donde siempre dijiste que irías. 

Le hubiera mentido diciendo que no estaba llorando, pero sí, de bolas que lloré. Un poquito con la noticia y burda con lo que escribió Mauri. 

Te hubiera mandado un voicenote contándote inmediatamente después de llamar a mi mamá. 

Te hubiera dicho que estoy triste porque es el logro más importante de mi carrera y de los que son supuestamente mis amigos, pocos me felicitaron. Yo sí tengo que hacer como si me emocionaran sus matrimonios y sus bebés (es paja, sí me emocionan) pero esto es tan emocionante para mí como lo otro es para ellos. 

Te hubiera mandado un voicenote que si "ugh, qué ladilla seguir ensayando." 

Te hubiera pedido que por favor me dejaras de stalkear. Chicoparaqueporfa bájale dos, intenso. Seguido de una risita de tarada. 

Hubiera sonreído como la gente que sonríe cuando alguien le gusta cada vez que ve el celular. 

No me estaría muriendo por fumar. 

Sexting. Sexting que jode. 

Le hubiera contado que quiero borrar Tinder y si me hubieras dicho: "ya yo lo borré," lo hubiera borrado. 

Postearía menos todavía. 

No hubiera ido al brujo. 

No hubiera cerrado nuestra conversación. 

Confío en mi intuición y en el brujo, sorry. 

Te mandaría voicenotes cantando Sorry con emoción desproporcionada pero perfecta afinación para lucirme. 

No cantaría tanto Adele. 

Me traes suerte. Tú te fuiste pero la suerte no se ha ido. So, thanks. Maybe you are not gone. Maybe, just maybe there is a glimmer of hope. I want to hope. 

No sé si postear esto. No, no lo voy a postear, porsia. 

Maybe I can be vague enough. 

Todo está mejor que bien. Todo Normal



Acá el trailer de uno de los highlights de mi carrera. Corto que es Selección Oficial del 32nd Chicago Latino Film Festival y yo no podría estar más orgullosa.

miércoles, 20 de enero de 2016

Lo que quiero que pase, capítulo 1

A veces me imagino cómo hubiera sido todo si hubiera salido bien. Yo sé, yo sé que si no pasó es porque no tenía que pasar. Pero me imagino cómo podría haber pasado (como quería que pasara) o como podría pasar. Mi imaginación me lleva una morena. Ese no era. Yo lo sé. Él lo sabe. Él siempre lo supo, pero yo lo supe tarde.

Él no es el único fracaso, pero sí el más reciente. Son varios. Son varios los que yo pensé que podrían ser. Yo he amado solamente a dos hombres en mi vida, estoy hablando de todos los que tuvieron el potencial de ser el tercero. De cualquiera de los que yo he querido que fuera el tercero, este pasó hace menos y pasó por más tiempo. Hace meses y por meses, this man was the second most important thing I wanted all year.

Le digo a la gente que sabe de él que ya no pienso en él, que no me importa, que no me duele, que me pasé el suiche. No me duele pero sí pienso en él y sí me importa. I wanted him. Y no estoy acostumbrada a no obtener lo que quiero como lo quiero. Sí, tuvimos una relación pero no como la quería. Not good enough, pues.

No puedo dormir. No puedo dejar de mirar la pantalla del celular. No puedo comer. Pensé que esto había pasado. Pensé que no tenía que seguirle dedicando tiempo y energía a pensar en él. En querer que me vea como me dijo que me veía, el muy maldito. A veces sueño con él. No son sueños que pueda contar y no me acuerdo de los detalles de los que sí podría contar. Lo que sé es que al día siguiente me duele la mandíbula, porque aprieto los dientes toda la noche. O todo el sueño, a veces me ha dolido tanto apretar los dientes que me despierto en la mitad de la noche.

Me ha tocado pasar por su casa y quererme bajar a tocarle el timbre, sabiendo que no está, sabiendo que no se merece que lo busque, sabiendo que no debería hacer sombra en su acera. Pero igual. Una cosa es querer y otra es deber. No estoy acostumbrada a que sean opuestos, casi siempre hago lo que debo porque es lo que quiero hacer.

Podría empezar el camino hacia la reconciliación con un "hola." Un mensajito para conciliar, para empezar el camino hacia el perdón. Hacia poder perdonarlo a él, porque yo no hice nada malo que me tengan que perdonar. No fui mala, fui pendeja.

En mi cabeza, la conversación ideal es la siguiente. Empezaría por mensajitos.

–Hola
–...
–¿Cómo estás, Nina?
Mi cabeza: este bicho nunca me había dicho Nina porque YQ no le gustaba, como si la única opinión importante en esta mierda fuera la de él. ODIO que me digan Andre, pudiendo decirme Nina. UGH LO ODIO ME CAGÓ EL DÍA. ¿Qué coño querrá?
–Hola. Bien. ¿Qué quieres?
–Wao, estamos agresivos hoy, no?
Mi cabeza: un solo signo, obvio, porque es un animal... yo también escribo con un solo signo para cerrar, pero vamos a crucificarlo porque el huevón acá es él, equis, foco.
–Agresiva un coño, lo que pasa es que si apareces es porque necesitas algo, entonces al punto, por favor
Mi cabeza: didn't you take enough from me yet?
–Quiero que hablemos. Quiero que nos veamos y hablemos
–Jajajaa, ¿cómo pa' qué? Yo no tengo nada que decirte a ti, mijo
Mi cabeza: I said everything, you were an asshole, me mentiste, me manipulaste, me insultaste, me dijiste bruta, me la calé, YA NO MÁS, eres un hijo de puta y no tengo nada que decirte... Debería escribirle estas vainas la última vez que le escribí lo endulcé todo demasiado yq para quedar digna. Maldita, la dignidad de qué te ha servido? DILE. DILE QUE ES UN MALDITO Y QUE LO ODIAS. No, no le digas nada, está escribiendo...
–Bueno, yo sí tengo cosas que decirte y me gustaría decírtelas en persona
–No va a pasar, porque vas a intentar hacer cosas que ya yo no quiero hacer contigo
Mi cabeza: obviamente quiero hacer mil cosas contigo y si te veo las vamos a hacer porque no puedo resistirme a ti. No nos vamos a ver yo no sé decirte que no. Eres como un pote de Nutella. Una no puede tener un pote de Nutella cerca y no abrirlo, ¿entiendes? Hijo de puta, Dios, dame la disciplina de Sascha Fitness.
–No, no es así. Quiero hablar contigo en serio
–Bueno, sorry, yo no
–No hay nada que pueda hacer para convencerte?
–Nop, gracias. Suficiente tuve de ti, ya fue, de pana... Ve a hablar con las carajas que te gustan que parecen prepagos y después te preguntas porque se portan como putas cuando yq están "contigo," huevón, búscale conversación a alguna putabruta pseudofamosa de cualquier pendejada de canal nacional mediocre de las que son yq tus amigas pero a la hora del té ¿dónde coño están? Habla con tus amigos yq millonarios que lo que son son recién vestidos, con tus contactos y la gente yq arrechísima de la que te rodeas. Habla con ellos, ya yo no estoy para ti, más nunca.
–Mierda. Eso es lo que crees de mí?
–Sí. Lo he debido decir antes, porque lo que no dije se acumuló y se transformó todo lo que quise sentir por ti en arrechera y resentimiento. Arrechera y resentimiento es más de lo que te mereces, de hecho, pero bueno. Quién me manda a callarme. Ahora te la calas. ¿Querías hablar, bueno? TOMA. you were an asshole, me mentiste, me manipulaste, me insultaste, me dijiste bruta, me la calé, YA NO MÁS, eres un hijo de puta y no tengo nada que decirte...
Mi cabeza: BIEN, NO JODA, DILE MÁS
–Por favor, vamos a vernos.
–Chao, te dije ya.

domingo, 17 de enero de 2016

Is This Relationship Worth It?


  1. Is he a gentleman?
  2. ¿Lo conociste sobria?
  3. ¿Te ha insultado así sea jodiendo? 
  4. ¿Te ha dicho bruta por preguntar algo? 
  5. ¿Te ha dicho bruta porque no estás de acuerdo? 
  6. Does he belittle you? 
  7. ¿Sale con otras? 
  8. ¿Tú sales con otros? 
  9. ¿Te escriben otros carajos y te emocionas más? 
  10. ¿Te imaginas con otros carajos y te emocionas más? 
  11. ¿Cuando hablas con él, you daydream y no escuchas lo que te está diciendo? 
  12. Is the sex good? 
  13. Should you really sleep with this person?
  14. ¿A qué hora aparece?
  15. ¿A qué hora apareces?
  16. ¿Te importa si aparece? 
  17. ¿Lo quieres ver los domingos en la tarde o solamente los viernes en la noche?
  18. Do you want him? 
  19. Does he deserve you? 
  20. Is he kind? 
Es que me ladillé de salir por sudar la camiseta.

lunes, 4 de enero de 2016

Querida Futura Novia de mi Ex

A quien pueda interesar: 

Hola, ¿cómo estás? Obviamente me sé tu nombre y todo lo que has hecho en tu vida, porque todo el mundo me ha contado con quién está el hombre que estuvo conmigo. No es de mala vaina, es netamente informativo, pero obvio que tengo que mantener una fachada de decencia y hacerme la loca, como si no supiera tu nombre. Como si no me importara tu nombre, de hecho. Creo que te estoy escribiendo esta carta para demostrarme que no me importa. 

Por medio de la presente quiero establecer que de ahora en adelante renuncio a cualquier derecho que haya tenido yo sobre el ser cuya saliva ahora compartimos. 

Debes saber es que esto es lo último que vas a saber de mí. No siempre fui así, pero ya aprendí que una exnovia ideal no es la que sigue siendo amiga. Una exnovia ideal es la que más nunca aparece. Worry not, que yo desapareceré como por arte de magia porque he leído Harry Potter y soy mayor de 17, I can disapparate whenever, wherever. 

Lo segundo que quiero que tengo que decirte, es DE NADA, huevona. 

Cuando yo conocí al pendejo que ahora ocupa tu cama, escribía "a sido chévere, nunca e ido a tal parte..." me dio lepra visual sólo escribir eso para demostrar el punto. Yo con la paciencia de una abuela, empecé a lanzar indirectas y usar muchísimo esos tiempos verbales, como si viviéramos en España para ver si el imbécil captaba. Nada. Hasta que un día lo agarré borracha que si "coño, papa, tú eres muy bello, no tengas de bruto lo que tienes de bello. Cada vez que ves una a o una e antes de un participio (con explicación de lo que es un participio) tienes que poner una h." 

Traté de mil maneras de explicarle que viste, fuiste, estuviste no llevaban s. De pana, perdí la paciencia. Ese te toca a ti. A menos que hayas estudiado en la Santa María y no lo sepas. Es ese caso serán felices para siempre, porque los mensajes de amor si los recibes no harán que quieras arrancarte los ojos con una cucharita de postre. 

Let's talk about sex. Espero que tengas un vibrador arrechísimo, porque ese carajo es más flojo que el coño y pretende, en la cama y fuera de ella, que tú hagas todo. O sea, es el ser más cómodo y flojo y antojado y malcriado con el que he estado en mi vida. Tampoco es que soy Sascha Grey, pero I ain't no virgin. Eso sí, cuando me cruzo con tipos así pienso "why didn't I remain a virgin?" Tantos peos que me hubiera ahorrado. Obviamente que el bicho va por la vida diciendo que es el pran del romantiqueo, pero ¿alguna vez has escuchado a algún tipo decir que es mediocre tirando? Didn't think so. I am being unfair. No es tan malo, pero sí es siempre igual. Es como ladilla y demanding tipo, huevón si vas a exigir tantas vainas tienes que dar mil más. No seas huevona y pónle un para'o, como hice yo. 

Epa, no todo fue malo. El bicho aprendió varias cosas. Aprendió a no dejar la tapa de la poceta arriba, aprendió a prender una lavadora y a más nunca en la vida insinuarle a una mujer que le lavara la ropa 'cus honey I ain't your mom, I ain't your maid porque ni cuando sea esposa, huevete. Lo amenacé con meterlo en la lavadora y después lanzar dicha lavadora por la ventana gracias al chorro de adrenalina que me iba a convertir en Hulkette si él volvía a lanzar la indirecta de que yo le lavara la ropa. Gracias a mí, ese pendejo entró al siglo XXI. De nada. Ah, el pana aprendió que el feminismo es sobre sexos iguales no sobre mujeres superiores. Voy uno por uno, pero lo estoy logtando demasiado. Ah, marica, cuando yo lo agarré el bicho decía "cabello." O sea, pasó de ser un marginal mental a un caballero refinado. 

Tengo años queriendo emprender, de repente my thing debería ser un curso para novios, ya que aparentemente soy capaz de lograr maravillas. O sea, yo los entreno y ustedes los aprovechan. Básicamente lo que tengo toda la vida haciendo, pero esta vez que me paguen por eso. 

También le enseñé que la religión es problema de cada quien y que hay ateos buenos. Ah, vamos a no hablar de su homofobia previa porque eso te arrecharía. Lo saqué a pasear con The Best of My Gays y al bicho lo que le faltó fue comprarse un Pequeño Pony de Arcoiris. Lo convertí en un hombre más abierto y más tolerante. Nunca en mi vida le cociné un carajo, porque entendí que para una mujer que odia cocinar hay que RECIBIR cosas a cambio de cocinar. El tipo esconde su machismo diciendo que es que odia lavar platos, entonces nunca le cocines porque te va a joder y va a hacer que laves los platos. 

No te lo estoy vendiendo, te estoy aclarando las cosas buenas y malas que tiene ese huevón. O sea, a ver, ya estás empatada, ya te jodiste. Yo por lo menos nunca me empaté. Hey, si vas a terminar, será full civilizado. Especialmente si como es nuestro caso, no se importan mutuamente. Ese carajo a mí no me quería y yo tampoco a él. Desde el principio estaba demasiado clara en que no era el hombre para mí, empezando porque no era un hombre, era un carajito. Entonces fingí Acting que si es que I care too much, me importas demasiado y tú no me quieres a mí y soy tu víctima. Lágrima 1, 2 y 3 intercaladas en cada ojo. Se va de su estacionamiento mirando melancólica por la ventana. Final de la escena. She is free to go have drinks con sus amigos por ahí sin que el bicho se monte una peluca. 

Si de algo te sirve, el carajo no aprendió a escuchar (no dio tiempo para llegar a esas lecciones) pero sí medio oye. Ejemplos concretos: tal día tenemos un matrimonio y al día siguiente se acordaba. 

Es una cagada, porque yo sé ahora in retrospect que nunca quise a ese hombre, pero es una cagada que un hombre así no me haya querido a mí. Tipo WHAT? AM I NOT...? IS IT ME? WHAT IS WRONG WITH ME? Nop. No hay nada malo en mí. Yo con excepción de los días que me le escapé porque ya sabía que no quería nada más con el carajo y después le mentí en su cara porque me dio ladilla pelear porque me sabía a mierda y era más fácil mentirle, no hice nada malo. El que está mal acá es él... y sospecho que tú un poco, pero mira, la que nunca se haya sentido sola que lance la primera piedra. De repente este hombre es que si perfecto para ti porque eres una saudí que acaba de llegar a Venezuela y hasta feminista moderado te parece porque no tienes que usar la hijab si no quieres. 

En resumen, ahí te dejo eso que a mí no me sirvió para nada. Pero no vengas a achacarme las fallas que son de origen a mí. Lo bueno créeme que no se lo enseñó más nadie. El bicho es patán, flojo, machista y cruel porque le dio la puta gana no porque yo haya tolerado ese comportamiento por tanto tiempo que se haya vuelto normal para él. El sapo de una es el príncipe de la otra y quizás te toca a ti conseguirte tu príncipe, porque como yo estás harta de conocer sapos. Entonces, aquí va y que lo disfrutes. Buena suerte, la vas a necesitar.