lunes, 17 de septiembre de 2012

50 matices de mala literatura

Tengo muchas cosas que decir sobre 50 Shades of Grey.

La primera, es que la trilogía 50 Shades es como el cigarro: malo a tres tablas, pero adictivo con bolas. La segunda, es que no la detesto por ser feminista (aunque le haya bajado 17 a mis malintensidades feministas y nadie me haya felicitado por eso, no me piqué nada). La detesto por ser mala. La detesto por mal escrita, mal contada, mal planificada, mal diseñada, mal pensada.

50 Shades of Los Tres Libros es mala por todas partes. Se salvan dos cosas. De aproximadamente mil páginas, se salvan dos cosas. El arte de las portadas y el nombre Red Room of Pain.

Ana Steele es una chama que está a punto de graduarse en la universidad. Christian Grey es un billonario a quien le gusta pegarle a la jeva cuando tira. Detalles interesantes: Ana Steele es virgen (bien por ella) y por alguna razón, apartando que la autora necesitaba que la tipa fuera la peor clase de chula: la que dice que no lo es; se graduó de la universidad sin tener una cuenta de gmail y sin tener una especie de computadora. Ni Mac, ni Lenovo. Empiezan los problemas, acá. Cuando empiezas la universidad tu email es tortuguitasexymascuchi@hotmail.com. Cuando pasas la primera pena con el profesor, cambias a nombreapellido@gmail. Lo dice con propiedad the actress formerly known as killercuaima69@hotmail.com. ¡Ella no tenía ninguno! Mencioné que el libro está escrito en el siglo XXI, no en Inglaterra isabelina, ¿no? OK.

OK. Ella es medio amish y medio pelabola, por eso no tiene ni email ni laptop. Conoce a Christian Grey que le regala una Mac súper arrecha y un BB sólo para que puedan hablar. A la semana, como regalo de graduación, le regala un carro arrechísimo. No me acuerdo cuál, pero sé que era arrechísimo.

Ana es virgen, Grey is into S&M. Ella tiene himen, él tiene látigos. Todos sabemos que así empiezan las buenas ideas. Él le propone que ella sea su Submissive en un contrato de 245 páginas. Él la controla dentro y fuera del Red Room of Pain, como se llama el cuartico especial de Christian. Estamos hablando de un billonario que tiene avión, helicóptero y contactos en la CIA como para interceptar el teléfono y las cuentas bancarias de la chama a la que le está cayendo. Es perfectamente normal que en vez de tener tres jugueticos pendejos, tenga todo un cuarto para ellos.

Ana dice que tiene opiniones, entonces tiran y se le quita eso. ¿Vuelve Ana a tener una opinión? "Allow me to change your mind by introducing my penis in your v... " Un momento por favor. Esto lo escribió una mujer que se inspiró en Twilight. ¿Decir esa palabra? Incapaz. Por supuesto que una Mary Sue de esa magnitud no llama al órgano genital femenino por su nombre, ella le dice "down there". Como los papás que se ponen rojos y salen del cuarto cuando la carajita empieza a hacer preguntas sobre la única parte del cuerpo cuyo nombre no conoce. Ya saben, no es vajayjay es down there. No quiero ni acordarme de cómo le decía a Christian´s thingy, que aparentemente era gigante y perfecta porque ser billonario y estar bueno no basta.

¿Entonces qué tienes? Un libro sin historia, sin plot, sin arco narrativo protagonizado por dos figuras de cartón. Un tipo que viene casi en caballo blanco (con látigos y esposas, no con espada) y una jeva que perdió la ya escasa personalidad que tenía antes de conocerlo. En tres semanas empiezan a vivir juntos, porque eso es lo que ella necesita: tomar decisiones a lo loco. Él le compra tantas cosas que de verdad dejé de enumerarlas.

Se escriben emails. Los únicos emails que una mujer quiere revisar a estas alturas son los del marido o los del ex-novio. No estos emails, que juegan ser a cómicos a veces. Una ameba es más cómica que EL James. Los personajes no crecen, no madura, no mejoran, no saltan de la página porque son absolutamente bidimensionales. No hay historia, ni nudo, ni climax, ni desenlace.

Hay dos "personajes" importantes, que regañan o felicitan a Ana. Su Subconsciente y su Inner Goddess. Sí, se llaman así. Son como el angelito y el diablito pero muy muy mal usados. Taima, aquí en el blog de Nina se usa esa vaina a cada rato como recurso literario, para cosas muy puntuales. Calármelas todos los libros fue demasiado. La gente normal no funciona así.

Las escenas de sexo no emocionan ni excitan. Aburren y dan grimita de lo mal escritas que están. Ajá. Sí, es así de grave. Me imagino que para muchas será irrelevante la historia, como para los hombres la trama de una porno. Pero es que tampoco te lo dan. Ni eso te dan. A este libro le falta lit- y le falta -erotica.

EL James, esta nota es personal: los adverbios son tu enemigo. Hay otros verbos aparte de flushing and rolling the eyes. Nadie habla así en EEUU. Ni la carajita de Gone With The Wind habla así. ¿Qué edad tienes tú? Ojalá te ahorques con un strap on, perra.

Advertencia final: no gasten real. Si la curiosidad las mata, prestado o pirata.

6 comentarios:

^Veronika Teixeira^ =) dijo...

Total y absolutamente de acuerdo. Es como ver una película de bajo presupuesto (véase Stonehedge Apocalypse o Fertile Ground) en las que nada interesante sucede, los momentos que se supone que son clímaticos terminan siendo más de lo mismo. No hay plot (y por consecuencia tampoco plot twists), no hay color, no hay secuencia, no hay coherencia, no hay nada. Gracias a este estúpido libro (apenas voy por el primero, no he tenido estómago para calarme el segundo) me da un tic nervioso cada vez que alguien dice "Oh my". Su Subconsciente y su Inner Goddess son la peor representación de los dilemas mentales y/o emocionales por los que muchos pasamos en la vida diaria. El Angelito y el Diablito de Las Locuras del Emperador están mejor representados que estos. Esta trilogía representa la mayor ofensa que he visto hacia la mujer en mucho tiempo. Me siento insultada como feminista, como escritora, y como participante del mundo BDSM. Mientras tanto, este pedazo de escoria que pretende hacerse llamar libro sigue expandiéndose como incendio en bosque californiano durante el verano. Sólo queda esperar a que cuando se acabe el mundo los únicos seres humanos con sentido común seamos los sobrevivientes.

Joanna Gallo dijo...

Nadie pudo haber descrito mi opinión sobre estos libros mejor que este blog. No pasa absolutamente nada! Lo que más me molesta es que el tipo la ve and she orgasms, respira and she orgasms, si acabar fuera tan fácil para una mujer no hubiesen tantas mujeres faking orgasms.
Me perturbaba además cada vez que la tipa se refería al "long finger" de Mr.Grey, no dejaba de imaginarme un dedo tipo E.T. Jajaja
Con tal que los odio a los dos, tanto a Grey como a Ana por tener tantas conversaciones estúpidas, y a la James la detesto por hacer unos libros tan básicos y mal escritos que se hayan convertido en bestsellers. Lo digo siemPre NO LOS COMPREN!

Kennet Koesling Durán dijo...

Me he reído mucho con este excelente post!

Amanda Quintero dijo...

Aunque estoy de acuerdo sobre la calidad de la forma hay un pequeño flaw en tu argumento, te leíste los tres libros so... ni tan malo como lo pintas ;)

EmeJota dijo...

que entrada tan buena. Me leí esos libros con mucha curiosidad un fin de semana que ahora prefiero olvidar, fue un desperdicio de tiempo TOTAL. Mi diosa interior sonríe contigo (puaj)

@docmiguel dijo...

Cualquier varón de mas de 30 años, que haya vivido solitarias y onanistas noches de viernes y sábados en la noche viendo el canal "The Film Zone" (ya creo que no se llama asi) puede dar fe, que las peliculas de Enmanuel (especialmente Enmanuel contra los extraterrestres.. todo un clásico).. tiene mas trama que las dichosas 50 sombras