jueves, 27 de septiembre de 2012

I broke up over Twitter and the drama carries on on it

Yo te dije que iba a dejar de seguir en Twitter para no enterarme. Lo hice. I unfollowed you. Me ahombré and I unfollowed you. 

El problema es que las mujeres como yo no sabemos cortar nada raíz. Por un lado hice "unfollow" y por el otro buscaba compulsivamente tu arroba. Así vi todo lo que has hecho estos días. Todos los días yo reviso qué has escrito porque para mí eres importante todavía y porque quiero saber. No es por stalker loca. Es porque te extraño. Los primeros días me daba mucha arrechera. Con cada tweet demostrabas ser más inmaduro de lo que pensaba. Con cada tweet te parecías más al hombre que se volvió loco y me terminó. Con cada tweet te parecías menos al hombre dulce y bueno de quien me estaba enamorando. La última vez que hablamos me escribiste que no tenías nada que decirme después de leer mi blog. 

Yo todavía tengo cosas que decirte y voy a seguir usando este blog para hacerlo porque presiento que como yo, usas mi blog para enterarte. 

Lo primero que quiero decirte es que los hombres grandes tuitean con mention. Mandar indirectas pajúas en Twitter es de quinceañeras. Hasta Colibrittany dice en su video cuál es que le gusta. Con nombre y apellido. Insultarme sin mention por Twitter no sólo es inmaduro, es poco caballeroso. Yo no soy de papel. No me voy a romper si quieres decirle a todo el mundo que soy una mierda y una loca. No hay problema. Pero hazlo como un hombrecito si de verdad eso es lo que quieres.  I can deal with you and with your 923892837 followers. No me da miedo, me da dolor. 

También quiero decirte que releas lo que te arrechó. No veas lo que quieres ver. Recuerda cuando me quisiste y léelo de nuevo. Me conoces lo suficiente como para saber que escribo muy parecido a como hablo. No leas lo que quieres leer. Lee lo que está. Lee que te dije pendejo porque you broke my heart when you broke up with me. No seas el hombre arrogante y terco del miércoles pasado. Sé el de los meses precedentes. Te pido que por un frigging post no seas el de la semana pasada, si no el de antes. Creo que no es una petición tan injusta. 

Lo tercero y más importante que tengo que decirte es que hoy ha sido el día que más he llorado. Y fue por culpa de un tweet. O como dice la RAE que podemos decir, un tuit. 

"No te escribí yo, te escribió el alcohol". Qué lindo tweet. Full cómico y todo. Lo que pasa es que no puedo evitar gritarte que ¿A QUIÉN COÑO DE LA MADRE LE ESCRIBISTE TÚ PORQUE A MÍ NO FUE? Aunque no me escuches. 

¿Ya? ¿En una semana conseguiste al replacement? ¿Así de nula soy? ¿Así de irrelevante? Did I count for nothing? Did I care that much for nothing? Was I nurturing and encouraging and patient for nothing? ¿De pana?