lunes, 17 de septiembre de 2012

One of those key moments in life



Minuto 1:06
Honey: Oh God, this is one of those key moments in life, when it's possible you can be really, genuinely cool - and I'm failing 100%.

La semana pasada hice una cuña de Pantene, gracias Virgencita por mis greñas. Desde el casting, sabía que la cuña era con Erika de la Vega y que una sólo sería una secundaria. Mis expectativas, para variar, eran elevadísimas. 

Cómo iba a ser, en mi cabeza: 
El miércoles en la prueba de vestuario Erika iba a recordar perfecto los cinco minutos de conversación previos al concierto Movistar por todo aquello de Hey Solcito. Erika iba a tener que salir corriendo y Nina iba a quedarse con la vestuarista tratando de entrar en los vestidos. Una victoria, una super victoria. Se acuerda y eso ayuda.

El jueves en el rodaje, Nina y Erika compartirían camerino por cuestiones de espacio, pero a Erika no le importa eso porque ella es así, una caraja de pinga. Mientras esperan que el set esté listo, Erika y Andreína hablan de Matías, Erika le muestra fotos, Andreína le cuenta sus planes frustrados de ser la Primera Novia de la Nación y Erika se ríe tanto que llama a HCR para echarle vaina con eso, le pasa el celular a Andreína y empieza The Nina Rancel Comedy Hour. Henrique y Andreína tienen una química innegable, pero ya va a ser presidente y Nina no quiere dejar de trabajar. El jueves Andreína y Erika se llevan buenísimo con todos los técnicos y hacen reír a todo el equipo por las doce horas que graban la cuña. 

El viernes, Erika llega al camerino de ambas diciendo: "marica, estás hinchada, qué cenaste anoche?" Andreína se ríe y responde que cenó cuatro arepas porque estaba muerta de hambre. Erika confiesa que tiene la regla, Andreína la salva dándole un tampax, porque se hicieron taaan amigas, se llevaron taaaaan bien, que la regla se les sincronizó en 24 horas. Chistes van y vienen, al final del día Erika y Nina intercambian números y correos. El lunes AM Andreína graba en el panel de Erika Tipo 11. 

Como fue, en la realidad: 
El miércoles fui a la prueba de vestuario. Había quince mujeres midiéndose cosas similares a las que yo me iba a medir. "Bueno, deben ser extras, cero estrés". JA. Todas éramos extras. Algunas ganaron un concurso, otras quedamos seleccionadas por casting, pero éramos extras al fin. 

El jueves, Erika no fue. Estaba ocupada. Yo en cambio lidiaba con la mala vibra de las  que hicieron el concurso. Se enteraron de que había gente que estaba cobrando por estar ahí (tos, tos) y ellas no. Todas las que quedamos por casting pasamos el día entero asustadas porque sentíamos que en cualquier momento llegaba una psycho con tijeras a cortarnos el pelo, sólo porque sí. 

El viernes Erika llegó al set, resguardada y protegida siempre. Tenía su propio camerino como era obvio. No podíamos acercarnos, no era fácil establecer contacto. Mis esperanzas de ser la mejor amiga de la mujer que todas queremos sea nuestra mejor amiga se iban desvaneciendo poquito a poco. A las 4:00 p.m porque Dios es grande, Erika estaba caminando sola a su camerino. And this is where I fail. 

- Hola Erika, no quería llegar como una groupie... 
-Jajajaj
-...pero me tocó. Cómo estás no sé si te acuerdas de mí, pero hace un año yo fui Hey Solcito en Movistar... 
- ¿Cómo no me voy a acordar de ti, Andreína Rancel?
Mi cabeza: no tiembles marica, no tiembles. 
- Uy, que fino, menos mal... Bueno quería hablar contigo porque ahorita estoy haciendo stand up y creo que podría aportar cosas al panel de tu programa... 
Mi cabeza: lechuga. Cucaracha bailando entre lo que queda de mis neuronas. 
- Es muy cómico porque yo le pedí ayuda a Fulanito pero nunca me dijo más nada y entonces...
Mi cabeza: ¿VES MARICA QUE ESTAMOS DESTINADAS A SER LAS MEJORES AMIGAS PARA SIEMPREEEEEEEEEE? Fuck, le acabo de decir jeva sin querer a Erika de la Vega. Pero bien. 
- Sí, claro, dime cuál es para anotarlo.
Mi cabeza: Tengo en mi poder una vía de contacto directo con Erika. Gracias Dios mío porque mi adicción a Twitter me obliga a tener el celular en la mano en todo momento, si hubiera venido sin él al irlo a buscar, se hubiera ido de aquí. No tiembles. Pulso firme, marica, pulso firme. Muy bien. 
-Erika dice algo que no me acuerdo bien.
Mi cabeza: así es, actual human conversation. Soy una PALOMA que no me encadené. Jajajaja. Esta jeva que ganó el concurso me quiere matar. In. Your. Face. Bitch. A mí me pagaron y además logro hablar con ella. Puta brutaaaaaaaaa! Puta brutaaaaaaaaaaa! Erika de la Vega te está hablando. Foco. Creo que dijo algo cómico, ríete. 
-Jajajaja. 
Mi cabeza: casual, tampoco la vaina fue tan heavy. No puedo con los nervios. 

Erika de la Vega sabe quién soy. Y de repente, lo que me pasó en Hot 94 no es tan importante ni es el final.

Es el principio.