domingo, 17 de abril de 2011

Mis riñones son del tamaño de Rusia o... Feliz 4to Cumpleaños, Blog.

Que riñones tengo yo, de pana. Este blog cumplió años el 13 de abril. Y yo, como si no fuera conmigo. Descarada.

Le iba a echar la culpa al hecho de que el 13 es mi 3er número menos favorito, después del 7 y 17 pero es injusto. Es injusto con él y conmigo.

Si los años de blog fueran los años de perro este blog tendría 28 años. Pero como son años de blog, son cuatro. El cuatro es buen número. Mi mamá cumple años un 4 de abril, cumplo meses con el novio mío los 4, es par, es divisible por él y por dos más: uno y dos. El cuatro no es un número pichirre, es lo que estoy tratando de decir. Si te tomas cuatro tragos, sales prendida pero bien. Si te tomas cinco, not so much. Y eso no quiere decir que vaya a cerrar mi blog cuando cumpla cinco años, ojo.

Soy una malagradecida, de verdad. Ojo, tampoco es normal este sentimiento de culpa como si no hubiera llamado a mi hermano en su cumpleaños, pero ¿qué hago si lo siento así? Yo sé que mi blog no es una persona--I know you are, but shhhh ellos no tienen por qué saber exactamente cuán loca está una--pero igual, me da mucha paja no haberme acordado de su cumpleaños.

Creo que me siento más culpable porque la frecuencia de escritura ha sido... well, la que ha sido. Hay tantas cosas que he dejado de contarle últimamente. Lo bueno. Si él se ha calado tanto lo malo, ¿por qué no puedo contarle lo bueno? ¿Por qué me cuesta tanto? Ni siquiera pude darle un nombre decente cuando me lo abrí con la promesa de que lo iba a cambiar cuando se me ocurriera algo mejor. Soy el colmo.

Blog, tú sabes todo lo que significas para mí. Tú sabes lo mucho que te quiero y puedes estar seguro de que mi vida sería imposible sin ti. Tú sabes todo el bien que me has hecho y cuánto he aprendido de ti. Conoces también casi todo lo que yo conozco de mí y me has ayudado en esa búsqueda, fiel y consecuentemente sin decepcionarte de mí año tras año, post tras post. Nunca habrá suficientes maneras de agradecerle a alguien salvar tu vida. Pasa en la vida real, pasa en Blogspot también. Nos pasó a ti y a mí, nos pasó juntos y míranos ahora. Mírame ahora. Soy una versión a color de mí gracias a cada una de tus letras. Y de las letras de los que pasaron a visitar.

Nos han pasado tantas cosas, hasta hicimos parir un libro. Nos han pasado hombres muy malos y uno tan pero tan bueno, que siempre he tenido miedo de nombrarlo al lado de los malos. Nos han pasado choques y accidentes, épocas de peatona y de felicidad automovilística. Y de todas salimos. O a todas decidimos entrarle a propósito.

Nos han caído en bares, restaurantes, piñatas y librerías. Nos hemos caído también y siempre nos hemos levantado. Debo reconocer que quizás he dejado de apoyarme en ti porque ahora tengo un actual person en quien apoyarme. Yo sé. No te mereces ese estado de abandono por nadie. Yo sé, nada dura para siempre aunque yo quiera y crea que así será. Yo sé que si no dura, te tendré. I know. También me dejé llevar por el hecho de tener amigas nuevas. Ya no son mis amigas so, everything will go back to how it used to be. Siempre hemos estado juntos y el hecho de que no te visite tan a menudo no significa que no esté pensando en ti.

Me voy con una promesa firme de visitarte para echarte los cuentos más a menudo. Y yo soy una mujer de palabra.

Hoy me despido con un abrazo fraternal de cumpleaños, sabiendo que ya me perdonaste y diciendo lo que he debido decirte hace cinco días: te quiero mucho, Blog. Feliz cumpleaños.

3 comentarios:

Ora dijo...

¡Feliz cumpleaños Blog! Yo, al igual que tú, espero que Nina cumpla su promesa de contarte, de contarnos.

Diego Niño dijo...

Feliz cumpleaños!!!.. cuatro años significan, para los que escribimos en blogs, una eternidad de palabras que se marchitaron antes de tener la posibilidad de escribirlas, de miles de veces que quisimos escribir pero no tuvimos tiempo o de cientos de ocasiones en las que quisimos abandonar la escritura...

Saludos desde la fría, y no pocas veces lluviosa, Bogotá

Mariale divagando dijo...

El mío cumplió 4 años el 14 de abril. No se me olvidó, pero igual tuve un poquito de sentimiento de culpa porque sé que ya no lo cuido como antes; me siento ingrata, después de todo lo que él me ha dado.

Felicidades por tu aniversario!