lunes, 18 de abril de 2011

Venía a hablar de ti

Y el cursor titila, muerto de la risa. Se me caga de la risa, de hecho. Estoy segura de que si tuviera lengua me la sacaría. Porque no puedo. Porque tengo diez meses contigo y por más que intento no sé qué decir. No lo sé. Es raro eso, que una mujer como yo se quede sin palabras. Con todo lo que me gusta opinar, pienso en ti y suena como... En serio, literalmente suena como unos puntos suspensivos.

Venía a decir que eres más de lo que me merezco.Venía a decir que tus ojos me matan pero me acordé de cómo me hacen sentir cada vez que los miro y dejé de respirar. Venía a tratar de explicar cómo se me para el corazón cada vez que me besas y se me olvidó de qué estaba hablando. Venía a decir que te admiro por lo que eres y por cómo juegas las cartas que se van repartiendo. Venía a hablar de ti, pero sólo quiero hablar de nosotros. Venía a hablar de cuánto odio cuando me tratas de manipular pero sé que siempre lo logras.

Venía a hablar del miedo que me da perderte y me puse a llorar. Venía a ofrecerte todo pero no tengo nada. Venía a pedirte que esperaras un poquito a ver si esa nada se convierte en algo. Venía a decirte que cuando tenga algo, todo es tuyo. Venía a decirte que soy tuya. Venía a decirte que bendigo el post que me llevó a ti, todos los días de mi vida. Venía a cantarte una canción y se me olvidó que mi mano derecha es torpe en las cuerdas de la guitarra.

Venía a servirte un trago, me marée y se me cayó la copa. Venía a hablar de mí y me callé para escucharte. Venía a darte las gracias por todo lo que me has enseñado y me callé porque sé que hay mucho que aprender todavía. Venía a contar estrellas y ponerle a todas tu nombre, pero las estrellas son niñas y tú eres un hombre. Venía a decirte que voy a ser la del vestido turquesa pero no estoy segura de los zapatos.

Venía a pedirte paciencia, pero tienes suficiente. Venía a contarte que incluso cuando estás triste, me haces feliz. Venía a escribirte la canción más bonita del mundo, pero Sabina se me adelantó. Venía a amarte más, pero es físicamente imposible. Venía a contarte que me haces reír todos los días. Venía de criticar la caras pajúas de las personas enamoradaa cuando leen sus celulares y me di cuenta de que yo lo hago todos los días. Venía a decirte que te amo. Venía a decirte que nunca en mi vida había estado tan segura de nada.

Venía a decirte todo y me dio tanta pena que no pude terminar.

8 comentarios:

Ora dijo...

Nina que belleza de post. que belleza!

Chemi dijo...

Por pena?

-MaR- dijo...

Yo venía a decirte que, desde mi muy mundo, se nota tu enamoramiento.
Ojalá esa Cenicienta se quede descalza -por no estar segura de los zapatos- y este post también sea una bendición.

Elena Sánchez Vilela dijo...

aw, somos unas pajuas enamoradas. A mi tampoco me salen las palabras cuando voy a hablar de él... tengo en borradores un post "para él" y eso se queda ahí justamente por que me deja sin palabras, ejeje; repito: pajuas enamoradas. Por cierto, lo conociste a través de un post (yo, al mío, también)

Mariale divagando dijo...

Muchas veces he terminado de leer posts tuyos y he quedado pensando "Qué post tan arrecho!", pocas veces he dicho "Qué bonito!", y eso fue lo que pensé de éste.

JorgeKley! dijo...

Bonita forma de escribir, y cuando se le escribe al amor de esta forma mejor que mejor!
Venia pasando por tu blog y me encanto!

Copcita dijo...

Wow!...Tuvo que haber sido fulminante este post para tu galán! ...Viva el amor! :-)

Joselyn Salinas Montoya dijo...

Friend, lloré como una pajúa y lo único que pensé fue : i want to feel in that way!! te quiero