domingo, 29 de enero de 2012

Confesión # 73

Es un día genial. El día que te das cuenta de que el amor no debería doler.

Tan inteligente que soy para algunas cosas.

Creo que si duele, es porque tu relación es una mierda o el tipo es el equivocado. Can you fix it? Sí? Maravilloso, trabaja por ella. No? para! termina! compra una botella de vino, llama a una amiga y cuando ella se harte de escuchar el cuento mil veces, ábrete un blog.

Quiero burda a mis alumnas nuevas.

Sí, soy adolescentes insoportables, pero las quiero igual.

Me declaro para siempre adicta y dependiente del ejercicio. Cuando hago ejercicio paso el resto del día más tranquila. Cuando hago ejercicio no me enrollo ni peleo tanto. Las endorfinas funcionan, paso el resto del día full contenta.

Le había bajado dos--o 234567--al Nestea y la semana pasada me tomé demasiados. That stops now.

Estoy ganando la batalla más difícil de todas. La que peleo contra mí. Estoy full más hippie y me estoy arreglando bastante mejor antes de salir de mi casa.

Si puedo controlar esas dos cosas que supuestamente eran parte innata, inherente e imprescindible de mi personalidad y/o de mi carácter, puedo hacer ANYTHING.

También es que está empezando el año, pero estoy súper optimista al respecto.

No te leo porque cuando empezaste eras muy mala y creo sigues siéndolo.

Mi punto débil es la espalda.

No he debido escribir eso.

Nunca me ha gustado mucho el verbo "deber". Mucho menos cuando está acompañado de "ser".

Tengo 26 años y me encanta seguir rumbeando como si tuviera 19.

Claro, mi cuerpo sabe que no tiene 19 y la pago bien caro al día siguiente.

A los 19 no tomaba tanto ni tan seguido como ahorita.

Ahorita no rumbeo si no los fines de semana, mostly. Y sigo insistiendo, eso no me hace vieja.

Soy tan equilibrada que de toooodos los tipos que me han gustado en serio, ninguno, n-i-n-g-u-n-o sabía bailar.

Jajajaja me dije equilibrada, jajajaja. Suena full cómico. Lo que quise decir es que el universo lo ha balanceado así, pues.

Cuando suena el teléfono... nop, mejor no voy a decirlo. Ya sabes suficiente.

Quiero ordenar episodios del año pasado para poderlos bloggear y no los hago por floja. That stops this week.

Ya no soy tan arrogante. I guess people can ch... no. I guess people can improve.

Me idiotizo cuando lo escucho hablar porque es tan inteligente que quiero empiernarme con su cerebro.

Aaaahh, Nina, no seas pussy.

Me quiero coger a su cerebro.

Y, sí, bueno, eso.

Antes me daba full lástima. Ahora me da arrechera. Está muy loca y creo que se cree sus mentiras. Mentiras que pone en Internet como si nadie tuviera acceso a una computadora. Mentiras en las que me nombra y por eso me estresa que de repente me relacionen con ella.

El súperobjetivo de mi vida es aprender.

Mi palabra del año es... redoble de tambores... Involúcrate 2012.

Award Season es muy duro para mí. Nadie entiende lo jodido que es estar sentada en el sofá cuando quieres estar sentada ahí.

Sigan burlándose. Yo me he tardado más de lo planificado en prove you all wrong, cierto. Pero lo haré. Trabajo todos los días porque eso ocurra.

La terquedad cuando se usa bien, es una virtud.