lunes, 13 de febrero de 2012

Lo que pasó ayer me puso a soñar

Imagínense poder atender una llamada en el carro o sacar el celular para tuitear con indignación que había un papelito en la acera.

Imagínense pagar impuestos para educar niños, abastecer hospitales y tapar huecos.

Imagínense poder hacer Por El Medio de la Calle todos los fines de semana y ahorrarse los reales del biencuidao.

Imagínense poder salir solas de noche, sin depender de ningún tipo, buscar a todas sus amigas e irse a rumbear.

Imagínense poder elegir entre varias marcas de aceite. Imagínense poder decidir qué marca de tampax usar.

Imagínense conciertos de todas las bandas que les gustan, poder pagar las entradas y usar el Poliedro. Imagínense ver a Adele en el Teatro Teresa Carreño.

Imagínense un presidente respetuoso que sepa hablar y comunicarse con sus homólogos en inglés. Imagínense un presidente diplomático, que gerencie y negocie.

Imagínense toda esta esperanza para ustedes, sus hijos y sus nietos.

Imagínense darle la bienvenida en el aeropuerto a todos sus amigos y no tener que despedir a alguien todas las semanas.

Imagínense  poder pronunciar el nombre de los hospitales, los ministerios, las escuelas y las universidades.

Imagínense poder alquilar un apartamento a los 26.

Imagínense que el sueldo les alcance hasta el 30.

Imagínense poder comprar una cartera que las enamoró.

Imagínense un gabinete compuesto por hombres y mujeres preparados.

Imagínense no tener que hacer una carpeta CADIVI más nunca.

Me voy a desmayar.

1 comentario:

Elena Sánchez Vilela dijo...

Qué bonito sería todo (amé lo de alquilar un apto)