sábado, 8 de junio de 2013

Hoy fue un día muy "I love you, but I love me more".

Voy a decir lo que supuestamente no podemos decir. Voy a decir que yo vengo primero. Egoísta, loca, estúpida, con razón no tienes novio, inserte su insulto acá. De verdad creo que es así. 

Puedes pasar meses o años en el mismo plan. Dándole todo al huevón, desviviéndote, aprendiendo a cocinar, partiéndote el culo en el gimnasio, planchando, lavando interiores, hablando con suegras, recogiendo colillas al día siguiente de la noche de poker, fingiendo interés en las actividades estúpidas de las amigas, yendo a ver películas terribles sólo porque a él le gustan, sacando el celular en la cola para responderle ignorando el riesgo de que te lo roben... Puedes pasarte así la vida. Yo me pasé demasiados meses en cosas parecidas, hasta ayer. 

No se supone que una pueda decir esto. Se supone que tienes que calártelo y que aguantar y que sonreír y asentir con la cabeza. Bueno, yo voy a decirlo. No quiero dar mil por ciento y que no me den nada de vuelta. Ya lo hice y sé que no es lo que quiero para mí. No lo quiero ni me lo merezco. Quiero que si yo hago algo por alguien, hagan algo por mí. Hacer algo por alguien y que no le valga a mierda, sería fino. No, wait. De ahora en adelante, hacer algo por alguien y que esa persona lo aprecie y le importe, es obligatorio.

Hay que entender la importancia de, un día, no calárselo más. Ejercité mi paciencia y mis ganas de querer por meses. Por meses hice silencio al respecto de la indiferencia y las migajas que me daban. Ayer, decidí no calármela más. Me desperté y me vi en el espejo. Pensé en todo lo que hice, con muchísimo gusto, ojo, y me puse a ver qué habían hecho por mí. De pinga el amor entregado y loco e irracionalmente comprometido, pero epa, ¿y yo?

La reciprocidad aquí era inexistente. El primer día, no me importaba. El segundo día tampoco. El octavo mes, perdí la paciencia y los papeles. Al próximo huevón que quiera venir a medio pararme bolas y que pretenda que yo me conforme le voy a decir "cuchi, muchas gracias, pero ya aprendí que puedo querer sin esperar nada a cambio y no me gustó. Tienes dos opciones, correr ahora o tratarme como en las películas. ¿Pendiente? Thought so, un placer que le vaya muy bien half-assing love and romance por ahí".