lunes, 2 de diciembre de 2013

Loca mal

Yo no estoy loca. O sea, sí estoy pero no de esa manera. Taima. 

Loca es lo que todos le decimos a la gente que, como yo, no es convencional. A los que no somos ni normales ni comunes y tenemos más de una opinión, la mayoría de las veces desacertada. El hecho de que yo no tenga filtro no significa que veo la realidad diferente a la que todos ven. El cielo es azul, no soy Cleopatra ni Napoleón, ni estoy disociada. Sé que fecha es, sé cómo me llamo, cuando se me va de las manos justo después me doy cuenta y si no es tarde, trato de repararlo. No soy ninguna de las jevas de Girl Interrupted por más que quiera actuar como Angelina Jolie. Nadie me ha diagnosticado con síndromes ni patologías ni enfermedades mentales ni nada. Ya no tomo antiansiolíticos, ni antidepresivos, ni estoy medicada. No tengo alucinaciones ni invento realidades paralelas más llevaderas que la que estoy viviendo, nada. Lo que quiero decir es que mi grasp de la realidad es sólido, pues. 

Si no tengo nada de esas cosas, ¿por qué me siento como una loca? 

A ver, yo estaba ahí y él también. Él me vio como me vio, yo no me lo imaginé. Yo lo vi viéndome el culo, pues. Yo sentí el corrientazo cuando me pasó una botellita de agua y cuando quité la cara porque me dio pena, él también. Yo me senté en ese sofá y lo vi verme la boca. Yo oí el click. Yo respiré la tensión sexual en el ambiente, ¿cómo alguien puede inventar eso? La química, a diferencia de los orgasmos, no se puede fingir. Si bien, no llegamos nowhere near a plantearnos los primeros, sí tuvimos lo segundo. Química que jode. Yo tuve que limpiarme las manos en el bluejean porque estaban sudando y él me imitó. Yo leí su body language y todo su cuerpo estaba hacia mí. O sea, a mí que nadie me venga a decir que su eso no es una señal contundente de algo. Cuando un carajo está sólo diciendo cosas porque quiere acostarse con una, las mujeres siempre sabemos. En ciertos nivel, siempre sabemos. Que preferimos hacernos las locas porque es más fácil y menos doloroso y cualquier vaina no quedas como una puta sino que él queda como una rata, es otra cosa. We always know. 

Lo que no entiendo es, si no pasó nada y siguió escribiendo, si no pasó nada y seguimos hablando, si no pasó nada pero pasó todo en los ámbitos que verdaderamente importan: ¿por qué ahora es como si ninguna mirada hubiera pasado? Como si esa conversación sobre Chuck Klosterman no hubiera ocurrido. Como si ese carajo no me hubiera visto a los ojos y me hubiera dicho: ITILYRN…Yo estaba ahí cuando el corrientazo nos sorprendió a los dos. Yo lo vi sonreírme y bucearme. Yo escuché los pistones, yo sentí como tensó el brazo when I touched him sólo porque he wanted to feel stronger. Nadie que no sea actor es tan buen actor, digo yo. I saw him see me. I felt it and I could have sworn he felt too. Yo le completé las frases y yo pasé todos esos días tan pegada al celular como él. Yo respondí las insinuaciones, yo respiré profundo y yo lo caché oliéndome el cuello. I feel crazy y estaba muy segura de que no lo estaba. Los ojos le brillaron también vale. A él y a mí, a los dos. La vaina es que nunca me había pasado así. Con esa intensidad y a ese extremo. Yo lo vi muriéndote por hacerme reír. Yo lo vi reeeeeally trying impress me. Yo sentí como tensó la barriga también cuando se la toqué para que se marcaran mejor los cuadritos. Yo imité a Sofía Vergara y escuché su carcajada retumbar por toda la sala. Los dos nos hicimos los ofendidos para que el otro nos jalara bola. It worked both ways that night. And now I feel crazy and alone. 

Si me lo imaginé y si de verdad estoy loca, es una mierda.