lunes, 28 de diciembre de 2015

Asshole of the Year Award

Estoy en Margarita y me acordé de todos los que vine a dejar aquí. Normalmente, vengo con mi familia a Margarita los diciembres. Es perfecto para drenar, para darle closure emocional y laboral al año que está terminando. Es fino porque siento que el mar se lleva todo, mi conexión con Margarita es tan vieja como yo y me hace ponerme muy hippie. Por eso me meto en el mar, para que las olas se lleven todo lo que no me sirve, lo que ya no me funciona, lo que me duele, lo que me jode. Este año sólo te llevó a ti. Lo demás, ha sido sino bueno, por lo menos digno.

En Margarita empezamos y en Margarita te quedas.  Creo que haber empezado en Margarita es una gran metáfora para lo que fuimos: yo estaba aquí, tú estabas en Caracas. Siempre estuvimos así. Yo estaba contigo y tú estabas en otra parte. Yo te escuchaba y tú te creías el dueño del mundo. Yo te contaba y tú desconfiabas. Yo te di y tú me quitaste. No aportaste nada bueno. No me diste nada de lo que yo quisiera, de lo que yo necesitara y vamos a ni hablar de lo que me merecía. You will get no more of that. Yo entendí que contigo crucé la línea hasta Mil Veces Pajúa, Quiérete Un Pelo mil veces. No la vuelvo a cruzar. No me interesa ser amiga de un pendejo. No me interesa ser tu amiga, ni tu culo, ni tu jeva, ni tu amiga con derechos. No me interesa estar en tu vida porque you only brought assholeness to my life.

Yo estoy bien como soy. Yo estoy bien con quién soy. Tú pasaste demasiados meses tratando de cambiar mis hábitos, mi hippietud, mi manera de ver la vida. Y sí, es verdad, que una no puede resistirse al cambio, no puede creer que tiene la razón siempre y que hay que ceder. Bueno, examigo mío, todos tenemos que ceder. Tú eres el primero. Para ti siempre era más importante tener la razón que ser feliz, para mí no. Y créeme, casi nunca tenías la razón.

Este post lo he debido escribir en junio o te lo he debido decir en tu cara. Maybe I wouldn’t hate you as much as I do right now. Porque te odio, un pelo. En la escala de mis odios, del 0 al Kim Kardashian, te odio como una Khloé.  I know you had potential but you chose wrong. No estuviste del lado correcto de la historia, porque mentiste to get into my pants, asumiste toda mierda, me acusaste de cosas que eran mentira, me negaste el cariño que tanto quise y que tanto necesitaba, me humillaste, te creíste superior a mí por cuaaalquier vaina, dejaste que tu ego infinito, enorme, incalable se interpusiera entre… iba a decir tu felicidad, pero se interpuso fue en la mía. No escuchas, no cedes, no cambias, no entregas, no ayudas, no colaboras. Oh, hell to the no. Por eso es que te pasan esas cosas con las personas incorrectas, porque la cagas con las que tal. You give all the right things to all the wrong girls. Esas no son girls, son assholes. Assholes, like you. Ellas te hacen a ti lo que tú nos has hecho a nosotras. Y estoy empezando a creer que te las mereces.

Para escribir posts como éste siempre (por los diez años que fumé) he necesitado cigarros. Desde mayo I’ve been smoking on and off. Desde mayo, impulsado por el hecho de que hablaras tanta paja para get into my pants, que lo hayas logrado y después desaparecido como el ASSHOLE que eres,  I wrote the best when I smoked. Como en 2008, el peor año de mi vida pero el mejor año de mi blog. Siempre escribía enratonada y fumando. Ya no. Tengo tres días sin fumar que sólo dependen de mí. Que sólo me ayudan a mí, me hacen sentir bien a mí. Mi voluntad es de fucking hierro cuando me da la gana. Tengo tres días sin fumar y lo extraño siempre. Tengo 20 días sin hablar contigo y no te extraño tanto, porque me enfoco en lo malo que has sido. En lo malo que fuiste, decir que “has sido,” construir el verbo así implica que sigues siendo y ya no eres. Eres, perdón, eras como el cigarro: adictivo pero muy malo para mí. Estoy buscando, después de Margarita one nice thing you said or did. Para perdonarte, para perdonarme por creerte y por dejarme pisotear tantas veces, tantos meses.

No lo consigo. No consigo nada bueno de nosotros. I liked you demasiado. Estoy qued por creerte. Shame on you por no haber visto how amazing I can be when I am amazing. both of us, a ti por mentirme y a m veces,ándome en el mismo apartamento de aquella vez. Estoy durmiendo en la cama frente a la mía. Mañana voy a la playa donde me mandé una pea y pude decirte que te extrañaba. Mañana voy a misa en la iglesia donde se casó mi amigo. Frente a esa iglesia, me mandé otra pea y admití que I liked you. I only liked you because you lied to me and said you liked me first. Pasaste semanas diciendo eso. ¿No te da vergüenza? Te debería dar vergüenza hacer que me lo creyera. Vergüenza habérmelo dicho tantas veces, que me hizo ceder. You got what you wanted. No te lo merecías e igual lo obtuviste. Shame on both of us, a ti por mentirme y a mí por creerte. Shame on you por no haber visto how amazing I can be when I am amazing. You brought out amazingness out of me, no puedo entender cómo no la viste. Mentira, sí puedo. Estoy convencida de que crees que eres tan amazing que más nadie puede serlo. Como verás, tengo pocas cosas buenas que decir de ti.

You are wrong.

You will be wrong forever a menos que bajes la cabeza y empieces a ver a los demás por como son y no por lo que tú crees (o quieres) que sean. No eres superior a ninguno de nosotros. Espero que lo entiendas pronto antes de que la vida te lo enseñe.

Quiero demasiado un cigarro, maldita sea. Pero no voy a fumar porque me hayas hecho llorar de nuevo. Nop nop nop. Voy a seguir tomando agua y no voy a fumar, porque no me da la gana.

Es verdad. Venir a Margarita libera. Estoy cortando los vínculos y espero que el mar y el viento se lleven tu nombre y los atributos que yo te inventé. No tenías ninguno, todos los inventé yo. Te los fabriqué para que me gustaras y para corresponderte, te los fabriqué to make you emotionally safe for me. Cuán equivocada estaba.

El hecho es que ya estoy aquí. En Margarita, en mi casa, donde empezaste. Y aquí te acabas. Aquí se acaba. Aquí nos acabamos, aquí empiezo yo de nuevo.