miércoles, 20 de enero de 2016

Lo que quiero que pase, capítulo 1

A veces me imagino cómo hubiera sido todo si hubiera salido bien. Yo sé, yo sé que si no pasó es porque no tenía que pasar. Pero me imagino cómo podría haber pasado (como quería que pasara) o como podría pasar. Mi imaginación me lleva una morena. Ese no era. Yo lo sé. Él lo sabe. Él siempre lo supo, pero yo lo supe tarde.

Él no es el único fracaso, pero sí el más reciente. Son varios. Son varios los que yo pensé que podrían ser. Yo he amado solamente a dos hombres en mi vida, estoy hablando de todos los que tuvieron el potencial de ser el tercero. De cualquiera de los que yo he querido que fuera el tercero, este pasó hace menos y pasó por más tiempo. Hace meses y por meses, this man was the second most important thing I wanted all year.

Le digo a la gente que sabe de él que ya no pienso en él, que no me importa, que no me duele, que me pasé el suiche. No me duele pero sí pienso en él y sí me importa. I wanted him. Y no estoy acostumbrada a no obtener lo que quiero como lo quiero. Sí, tuvimos una relación pero no como la quería. Not good enough, pues.

No puedo dormir. No puedo dejar de mirar la pantalla del celular. No puedo comer. Pensé que esto había pasado. Pensé que no tenía que seguirle dedicando tiempo y energía a pensar en él. En querer que me vea como me dijo que me veía, el muy maldito. A veces sueño con él. No son sueños que pueda contar y no me acuerdo de los detalles de los que sí podría contar. Lo que sé es que al día siguiente me duele la mandíbula, porque aprieto los dientes toda la noche. O todo el sueño, a veces me ha dolido tanto apretar los dientes que me despierto en la mitad de la noche.

Me ha tocado pasar por su casa y quererme bajar a tocarle el timbre, sabiendo que no está, sabiendo que no se merece que lo busque, sabiendo que no debería hacer sombra en su acera. Pero igual. Una cosa es querer y otra es deber. No estoy acostumbrada a que sean opuestos, casi siempre hago lo que debo porque es lo que quiero hacer.

Podría empezar el camino hacia la reconciliación con un "hola." Un mensajito para conciliar, para empezar el camino hacia el perdón. Hacia poder perdonarlo a él, porque yo no hice nada malo que me tengan que perdonar. No fui mala, fui pendeja.

En mi cabeza, la conversación ideal es la siguiente. Empezaría por mensajitos.

–Hola
–...
–¿Cómo estás, Nina?
Mi cabeza: este bicho nunca me había dicho Nina porque YQ no le gustaba, como si la única opinión importante en esta mierda fuera la de él. ODIO que me digan Andre, pudiendo decirme Nina. UGH LO ODIO ME CAGÓ EL DÍA. ¿Qué coño querrá?
–Hola. Bien. ¿Qué quieres?
–Wao, estamos agresivos hoy, no?
Mi cabeza: un solo signo, obvio, porque es un animal... yo también escribo con un solo signo para cerrar, pero vamos a crucificarlo porque el huevón acá es él, equis, foco.
–Agresiva un coño, lo que pasa es que si apareces es porque necesitas algo, entonces al punto, por favor
Mi cabeza: didn't you take enough from me yet?
–Quiero que hablemos. Quiero que nos veamos y hablemos
–Jajajaa, ¿cómo pa' qué? Yo no tengo nada que decirte a ti, mijo
Mi cabeza: I said everything, you were an asshole, me mentiste, me manipulaste, me insultaste, me dijiste bruta, me la calé, YA NO MÁS, eres un hijo de puta y no tengo nada que decirte... Debería escribirle estas vainas la última vez que le escribí lo endulcé todo demasiado yq para quedar digna. Maldita, la dignidad de qué te ha servido? DILE. DILE QUE ES UN MALDITO Y QUE LO ODIAS. No, no le digas nada, está escribiendo...
–Bueno, yo sí tengo cosas que decirte y me gustaría decírtelas en persona
–No va a pasar, porque vas a intentar hacer cosas que ya yo no quiero hacer contigo
Mi cabeza: obviamente quiero hacer mil cosas contigo y si te veo las vamos a hacer porque no puedo resistirme a ti. No nos vamos a ver yo no sé decirte que no. Eres como un pote de Nutella. Una no puede tener un pote de Nutella cerca y no abrirlo, ¿entiendes? Hijo de puta, Dios, dame la disciplina de Sascha Fitness.
–No, no es así. Quiero hablar contigo en serio
–Bueno, sorry, yo no
–No hay nada que pueda hacer para convencerte?
–Nop, gracias. Suficiente tuve de ti, ya fue, de pana... Ve a hablar con las carajas que te gustan que parecen prepagos y después te preguntas porque se portan como putas cuando yq están "contigo," huevón, búscale conversación a alguna putabruta pseudofamosa de cualquier pendejada de canal nacional mediocre de las que son yq tus amigas pero a la hora del té ¿dónde coño están? Habla con tus amigos yq millonarios que lo que son son recién vestidos, con tus contactos y la gente yq arrechísima de la que te rodeas. Habla con ellos, ya yo no estoy para ti, más nunca.
–Mierda. Eso es lo que crees de mí?
–Sí. Lo he debido decir antes, porque lo que no dije se acumuló y se transformó todo lo que quise sentir por ti en arrechera y resentimiento. Arrechera y resentimiento es más de lo que te mereces, de hecho, pero bueno. Quién me manda a callarme. Ahora te la calas. ¿Querías hablar, bueno? TOMA. you were an asshole, me mentiste, me manipulaste, me insultaste, me dijiste bruta, me la calé, YA NO MÁS, eres un hijo de puta y no tengo nada que decirte...
Mi cabeza: BIEN, NO JODA, DILE MÁS
–Por favor, vamos a vernos.
–Chao, te dije ya.

4 comentarios:

Fran dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sofía Castro dijo...

Me gusta tu ambigüedad. <3

Memorias y Experiencias dijo...

Pense que era la unica que se le habría pasado por la mente una conversación asi despues de una decepcion

josebrz dijo...

quieres ganar dolares pasate por aqui

http://comoempesarenneobux.blogspot.com/