lunes, 5 de marzo de 2012

Confesión # 73

Este link es finísimo. Pegué varias antes de leerlo, pero me sorprendió gratamente que metieran a Hermione. Note to self, tengo que leerme The Hunger Games y ver what it´s all about.

Si me pongo así cuando tengo la regla, ¿qué queda para cuando sea una señora menopáusica? Las últimas dos reglas de mi vida han sido las más fastidiosas. Nunca me había puesto tan JEVA como en estas pasadas. Casi lloro un día por lo difícil que era conseguir la caja de cigarros en la cartera. This needs to stop.

Ahora que lo pienso, creo que mi hipersensibilidad de esta semana con lo del Ex-Nonboyfriend Summit pudo haber tenido algo que ver con la regla.

Solamente lloré ayer un poquito cuando Flo me escribió contándome. De resto, estaba arrecha, amargada, gritando, insoportable, reglúa y brava, pero no lloré.

Eso a mí me parece un gran progreso.

Me sorprendió genuinamente que todavía me importe. Creo que dentro de todo es normal que a uno le importen ciertas cosas importantes de la historia sentimental de una mujer, especialmente cuando no hubo closure.

Hace 5 años escogí orgullo sobre closure. Esta semana tomé la misma decisión. Que vengan cinco años más, me sabe a casabe. Primero muerta antes de que este perfecto huevón se entere de que todavía me importa.

No es la decisión más saludable, pero es la más conveniente. Si no me mataron los cinco años anteriores...

Me da arrechera extrema que quiera ser amigo. Estoy hablando de otro. Like I said, Ex-Nonboyfriend Summit. Ahora resulta que ni 15 segundos de recuperación te dan. Como si la vaina fuera fácil.

El ego puede doler. No tanto como el corazón, pero de cajón que puede doler.

Menos mal que no pasamos del primero al segundo. Porque ahí sí quién me soporta.

Me gusta el chat de Facebook y lo uso con regularidad.

No me gusta tanto Skypear porque adentro de mi casa no se puede fumar y si estoy Skypeando es para un chisme demasiado bueno y de bolas que me provoca fumarme 1000 cigarros.

Academia is love. Acabo de empezar a hacer un diplomado y me encanta. He tenido dos clases solamente, pero los profesores son unas repalas y AMAN los libros. Además saben enseñar.

Ahí descubrí algo: blonds will be blonds, a la edad que sea.

Añadí un color más a mi repertorio de manicure: blanquito, vinotinto y negro. Tengo burda de tiempo sin pintármelas de otro color que no sea negro.

Todavía me niego a usar colorcitos fosforescentes de jeva.

Mañana me quiero poner falda, pero hoy me dio fastidio afeitarme las piernas.

No tener perro que le ladre a una te ahorra unos buenos reales en general.

¿Será que las chulas son las inteligentes y nosotras las huevonas?

Estoy de pésimo humor de pana. Quiero guindarlos por las bolas a todos.