lunes, 16 de mayo de 2011

Algo que nunca me había pasado

El otro día dudé de mí. Y de lo que siempre me ha definido. Dudé de mi talento. Lo que pasó por mi cabeza fue, verbatim: "maybe I am not as talented as I thought."

Fuck.

Refuck.

No sé qué fue lo que me pasó, pero me dolió tanto. No lo había dudado nunca. A ver, lo digo porque tengo 25 años, I am not getting any younger y sigo aquí. Haciendo las mismas cosas y viendo el mismo cielo todos los días. Sigo intentando, sigo trabajando, sigo yendo a castings y... sigo aquí. Esto no es un pataleo similar al de hace un año. Es uno nuevo. Esta vez la culpa no la tienen los directores, ni los directores de casting, ni las modelos que se dicen actrices, ni la cola, ni el perro. La culpa la tengo yo.

No sé qué es menos saludable: si siempre haber jurado que era la jeva más talentosa de Venezuela o si dudar de lo que hasta hace unos días era una verdad irrefutable de mi vida. Una verdad que me definía y me hacía salir a la calle para demostrarlo.

Cuando una tiene tanto tiempo tratando y no pasa nada, tanto tiempo trabajando por perfeccionar su arte y tanto tiempo aprendiendo para poder convertirse en la mejor actriz que puede ser, creo que es saludable cuestionarse. O muy malo. No sé lidiar con el fracaso. He demostrado ser una mujer que no sabe lidiar con la depresión, ni con la frustración y que siempre que ando down me hago daño. No me estoy haciendo daño por ahora, pero me da miedo empezar a hacerme daño de nuevo. Me siento fea, estoy triste, dudo de todos los impulsos actorales que antes me hacían esa actriz, buena o mala o como sea y es difícil tener fe una vez que ese signo de interrogación se instala en tu cabeza.

Como nunca me había pasado, porque la culpa siempre la tuvieron otros, no sé manejarlo. Y debo reconocer que me duele y debilita mucho más de lo que me gustaría aceptar. Ajá, he hecho unas cuñas ahí pendejas. Y me encuentro preguntándome, ¿cómo me ayudan a ganarme un Oscar? Probablemente sea verdad que muchos directores de casting hayan visto las cuñas. ¿Y dónde están las ofertas para hacer películas? ¿Dónde está la llamada de Elia Schneider felicitando al mounstruo que creó ella solita? ¿Dónde están las miles de oportunidades que podrían haber salido de ahí?

Yo odio hacer castings. Creo que los castings están diseñados científicamente para sacar lo peor de ti y perpetuar el ciclo de funcionarios de la actuación por encima de los actores dedicados, trabajadores y talentosos. Peeero... ¿si una actriz es verdaderamente talentosa, no podría hacerse notar entre cientos de personas que fueron al mismo casting que dicha actriz?

Ergo, doubt.

7 comentarios:

Valeska P dijo...

Yo no te conozco, yo no soy tu amiga, ni siquiera puedo asociar esa foto tuya tan rockera con alguna cuña pendeja… es más, yo apenas y comencé a leerte hace dos semanas. Pero aquí estoy…poniéndome al tanto con tu vida., aprendiendo a admirarte con talento o sin talento, con el “Tapato” que te queda, con tus miedos y tu causal depresión.
Es normal que sientas eso, es normal que a veces sientas que el mundo te come… cuando eres tú quien debe comérselo a el.
Seria muy fácil decirte “no te rindas, eres excelente en lo que haces”, pero ya sabes… no te conozco. Mejor vengo a decirte algo como: “Te entiendo, yo vivo lo que tu estas sintiendo… solo ten paciencia y sigue sintiéndolo todas las noches, porque así, la semana que viene o tal vez mañana, te sientas mejor y con más fuerza para tomar lo que te pertenece”
La paciencia y constancia alguien las premia.
Enjoy*

Elena Sánchez Vilela dijo...

Mira, yo sólo diré unas cortas y humildes palabras: deja de esperar por directores, castings, etc. Deja de pensar en el gran descubrimiento de Nina y el "thank you, academy".

Vas y te compras una cámara, te grabas y subes eso a internet. En vez de escribir tus frustraciones, hazlo en un video, o hazte el guión, actúalo -sé que quieres hacer algo así-.

Lo sé, esto es sin el "glamour" de hollywood ni la villa del cine -si es que llegase a tener uno-, pero lleva la pasión y desesperación que impregnas acá.

Digo, quizás no todos tienen las ganas, facilidad y paciencia para ser sus propios editores, "directores", etc. Pero al menos así no te quedas con tu talento a la espera de un (inserte cargo externo acá) y de una estatuilla.

El problema simplemente es: lo deseas tanto que estás paralizada. Esperas a un verdadero godot. Do NOT wait for him.


Y esto ya me suena a autoayuda, auxilio.

Be your own hollywood.

atte.
Una caraja que quería ser directora de cine, la más importante en latinoamérica y que simplemente dijo "fuck that, mejor comienzo a hacer videos y divertirme".

Mariale divagando dijo...

Me temo que sonaré a autoayuda como dijo Elena, trataré de no hacerlo, pero si lo hago, discúlpame ésa!

Yo creo que la razón por la que esta "crisis de fe" te está pegando más que las anteriores es que no tienes a quién culpar, salvo a ti misma! Y bueno, cuando los demás tienen la culpa, les puedes agarrar arrechera, los puedes odiar, les puedes dejar de hablar, los puedes borrar de tu vida por pajúos... Pero cuando eres tú, cómo haces? No puedes borrar a ESA pajúa de tu vida, tienes que cargar con ella pa'rriba y pa'bajo! Y eso frustra, yo sé!

PERO, en mi humilde opinión, el hecho de no culpar a otros sino a ti misma es algo positivo, es un paso importantísimo que estás dando, Nina, porque significa que estás creciendo y responsabilizándote por tu propio destino, y eso es grande, es como para aplaudirte de pie, mucho más que un Oscar!

No debería decirte esto porque probablemente no me lo vas a creer, pero yo AYER mientras cocinaba estaba acordándome de ti (no es que haya alguna asociación ahí, sólo lo pensé en ese momento), estaba pensando precisamente en tu convicción, en tu certeza de ser "la jeva más talentosa de Venezuela", en lo bien que se debe sentir estar así de segura de algo... Yo nunca he estado así de segura de nada (por lo menos no respecto a mí misma), así que lo encuentro admirable! Y sabes qué? Ahora que leo esto, lejos de cambiar de opinión, lo encuentro aun más admirable, porque yo creo que para estar realmente seguros de algo, primero tenemos que haberlo dudado mucho, haberlo analizado mucho, incluso haber tratado de destruirlo en algún instante de desesperación... Y si sobrevive a eso, entonces podemos estar seguros!

Así que lo único que te puedo recomendar es que aceptes tu crisis de fe como parte de un proceso natural y que te des permiso de sentirte orgullosa de estar creciendo, aunque crecer duela.

Chemi dijo...

"No importa que tan lento vayas, lo importante es nunca detenerse"

Confucio

masterblink dijo...

Pues diste tu misma la respuesta, sabes que no vas obtener un oscar con unas cuñas pendejas, y seguramente lleguen más ofertas para otras cuñas, pero es muy poco probable que lleguen ofertas de hollywood. Pienso que eres una jeva con mucho talento, por lo que escribes y la manera que tienes de hacerlo, pero he visto muy poco que lleves a hechos reales lo de ser actriz, no te he visto en novelas, en peliculas nacionales (aunque quizas consideres "x" todo eso) ó cosas de ese tipo (ojo, es como yo te veo, obviamente conoces más tu trayectoria artística). Sí sabes donde quieres llegar, entonces busca entrar aún más en ese juego, sabes que no es fácil, a muchas actrices de hollywood les fué muy mal y hasta pensaron renunciar, pero finalmente llegó la oportunidad y lo lograron, sin embargo, ellas estuvieron buscando siempre dentro del medio, teatro, películas poco reconocidas, series de tv, miniseries, propagandas....y además varios años de sacrificio.

Empieza por cosas pequeñas, te van a dar más consistencia a medida que avances. Esas cuñas pendejas que hiciste, valoralas, y se agradecida con cada cosa que hagas, que te las ganas por tu esfuerzo y dedicación, de esa manera te llegarán más oportunidades.

Observa la trayectoria de otras actrices y mira como llegaron a ser reconocidas, independientemente que se hayan ganado un oscar ó un bubaloo de fresa (tú debes saber esto mejor que yo), y pués ten fé en lo que haces, se agradecida y aporvecha al máximo cada oportunidad

Nina dijo...

Gracias a todos. You rock.

Necesito aprender a ser paciente y a seguir partiéndome el c... MUAAAA!

Bibi dijo...

Estoy como tú, tengo 25 años y I am not getting any younger, fue terapeútico leerte y leer los comentarios, con la que mejor concuerdo es con Elena, ve te compras la cámara, te grabas y a divertirse :)