miércoles, 6 de junio de 2012

10 razones por las cuales no deberías salir con actores

1. Los actores somos inseguros. 
Siempre vamos a estar buscando tu aprobación, tu cariño, tu apoyo, tu opinión y tu veredicto. 
2. Nos gusta el drama porque de él vivimos. 
En una buena obra y en una buena película, el personaje siempre tiene que luchar contra los obstáculos. Si no, técnicamente, no hay obra. Si no hay drama en la relación, la relación es aburrida. Como tú normalmente eres perfecto (!) vamos a buscarlo, inventarlo y fabricarlo de la nada. 
3. Nos gusta mirar para otros lados. 
Algunas actrices lo hacen porque pueden. A mí me gusta flirtear porque me hace sentir peligrosa y rebelde y que estoy living on the edge. Ojo, dije mirar. Mirar no significa hacer. 
4. El Método o el Síndrome de Múltiples Profesiones.
Los actores de Método somos los más locos de todos. Un día tenemos que ser choferes de autobús, otro día esposas frustradas, otro día somos una dominatriz, otro día una escritora, otro día astronauta. Si no te gusta probar cosas nuevas, es muy jodido que puedas seguir el paso. No te culpamos si no tienes la paciencia para calarte el estudio de la profesión que un actor tiene que hacer para agarrar por las bolas la esencia del Hacer (profesión u oficio) de su personaje. 
5. Cuando tú descansas...
Nosotros trabajamos. No, no podemos irnos a la playa porque tenemos funciones. No, no podemos quedarnos echados todo el día ni decir que nos duele la cabeza, porque los actores no nos enfermamos. El show no se para por nada. Por nadie. Ni siquiera por ti. 
6. ¿Quieres ir al cine? 
No puedo, tengo ensayo. 
7. Somos hipersensibles. 
No, eso no significa que si nos peleamos nos rompemos beyond repair. Significa que todo lo vemos, todo lo olemos, todo lo pensamos, todo lo evaluamos, todo lo captamos y procesamos como mejor podemos. Eso puede salirte muy caro. 
8. No actuamos en la vida real. 
Olvídate de que una actriz decente finja estar pasándola bien cuando le caes mal. Olvídate de que ponga cara de emoción cuando le escribes si de verdad lo que haces es ladillarla. Ningún actor serio va a escribirte si de verdad no quiere hablar contigo. Ningún actor serio va a hacer como si tus amigos le cayeran bien. Siempre puedes buscar una de las que son de mentira, tipo: "yo soy actriz, acabo de terminar el curso de Pasarela III en Giselle´s". And yes, we do not fake orgasms. 
9. Respetamos nuestros impulsos. 
Si yo te quiero escribir, te escribo. Si algo me dice que no debo contestarte, no te contesto. Si quiero besarte, te beso. Si quiero irme con otro, me voy con otro. Si estamos acompañados y de repente quiero estar sola, me voy. Si estás en mi casa pero me provocó leer, vete. Si hay que decirle a tu mejor amigo que es un CDSM y que esa mujer no se merece que la traten así, se dice. Si quiero quedarme durmiendo, me quedo durmiendo. 
10. ¿Quieres ayudarme a analizar mi escena?
Es como si pusieras a un pana a pasar todas tus facturas del mes a Excel, hacer la enumeración de índice de tu tesis y a llevar a tu abuelita  a hacer el mercado--todo al mismo tiempo--cuando lo que tu pana quería era jugar FIFA 2012. Trust me, you don´t.