sábado, 20 de julio de 2013

Un brindis más

Hoy quiero brindar por descubrir que quienes siempre han sido importantes pueden dejar de serlo. Brindo por mi iPod Shuffle que nunca me tratarán de robar. Brindo por cometer los errores y aprender las lecciones. Brindo por las caídas, las cicatrices, las heridas y los remedios. Brindo por la libertad que te da not giving a fuck. 

Brindo por los que siempre importarán. Brindo por las páginas y por el olor a libro viejo. Brindo por los cambalaches de ReLectura, por Lugar Común y por Kalathos. Brindo por todas las letras incorrectas, que me ayudaron a conseguir las que son, por descarte. Brindo por descubrir que el descarte es un método igual de válido que también funciona para descubrir o construir quien soy. 

Brindo con los jugos verdes todas las mañanas y con burbujas en la noche. Brindo porque los ratones horrorosos sólo significan noches divertidísimas. Brindo porque nunca nadie me quitará lo bailado. Brindo por el unfollow y el alivio inmenso que me trae. Brindo porque ya sé quién eres y no te voy a extrañar. Brindo porque igual te admiro mucho y eso no lo va a cambiar el hecho de que ahora no seas mi amigo. Brindo porque Flo está en Caracas y ya no estoy sola. 

Brindo por el mango verde con adobo y vinagre, aunque hoy me haya caído un mango en la cabeza cual coco de comiquita. Brindo por todo lo que cabe en un lápiz y por los árboles caídos en nombre de la buena literatura. Brindo por Buzzfeed y 9gag. Brindo por mis intentos fallidos de imitar el quesillo de mi abuela. Brindo porque cada uno de esos me acerca un paso más al quesillo como es. Brindo por el quesillo sin huecos y todos los conocedores que sabemos que así es como se debe comer. 

Brindo por la arepa gloriosa que probé el otro día con pernil, queso amarillo y tomate. Brindo por la pequeña victoria de atravesar el detector de metales sin que suene. Brindo por los hombres que me han retado y que me han hecho mejor. Brindo porque te he extrañado todos los días. Brindo porque no te odio aunque hubiera sido más fácil. Brindo porque te hayas ido del país, nunca íbamos a dejarnos si no estuvieras afuera. Brindo por no quedarme en una relación de mierda. 

Brindo por no haberme conformado. Brindo por las que sí se conforman, porque ellas son felices así y no es problema mío. Brindo por los banquitos, brindo por los micrófonos y por la gente que se ríe conmigo. Brindo por la gente que se ríe de mí. Brindo por los sueños gigantes, las aspiraciones irreales y las cosas imposibles. Brindo por la tenacidad y el trabajo duro. 

Brindo por Google Chrome, porque es arrechísimo. Brindo por Fun. Brindo de nuevo por Fun. Los amo. Brindo porque no he terminado de decidir si me importa muchísimo o si me sabe a mierda. Brindo por no saber tomar decisiones hasta que es absolutamente necesario. Brindo por los adjetivos cortos y los adverbios de lugar. Brindo por el aquí y el ahora. Brindo por siempre estar rodeada de gente más talentosa que yo. 

Brindo por mis zapatos menta y por los de salir a trotar. Brindo por El Ávila y por todos los días que me lo perdí. Brindo por las ganas que te tuve y el alivio de no tenerlas. Brindo por la compasión y la empatía. Brindo porque a veces es bueno no tenerla. Brindo por la piña asada de la churrasquería que queda como regresando a Caracas de Valencia. Brindo por las cosas chiquitas, como yo. Brindo porque nunca me ha importado hacer dinero. 

Brindo porque el proceso es lo más importante. Brindo por reconciliar a la niña del Mater con la niña que sólo quiere actuar y crear y escribir. Brindo porque sólo me tardé 27 años en hacerlas convivir en paz. Brindo por tu sonrisa y por haber bailado salsa esa noche. Brindo por entender la diferencia entre dolor de ego y dolor de corazón. 

Brindo por la Cobb de Araxi, por los shawarmas de Los Ruices y los mejillones en salsa de ajoporro de La Cita. Brindo por Henry Cavill y sus cuadritos. Brindo por el viento en la cara cuando manejo y todas esas horas de cola para pensar. Brindo por los colores divertidos y por saber que I can´t pull them off in my manicure. Brindo por Elia, siempre. 

Brindo por librar por todos. Brindo por 123 pollito inglés y por mis llaveros de Harry Potter. Brindo por hacer enemigos, I have stood up for myself, for important shit and for others. Brindo porque ese director cada vez que castea a otra actriz que no soy yo, siempre es la que le jode la obra. Brindo porque ya no me pongo tan nerviosa en los castings. Brindo por la vez que vomité saliendo de un casting, significa que me importa demasiado. 

Brindo por mi blog. Brindo por el burger club. Brindo por todos mis anillos de seguridad y la depuración de los mismos. Brindo por no verte más. Brindo por haberte visto tanto. Brindo porque mi conciencia me deja dormir tranquila, así mi insomnio crónico/mi fucked up sleeping pattern no me dejen. Brindo por los libros que me han cambiado la vida y por los que me han hecho llorar. Brindo por los dos hombres que he amado y por los que quise mucho. 

Brindo por buscarse. Y por conseguirse. 

5 comentarios:

Ora dijo...

Justo antes de leer esto vi por tele que la probabilidad de morir porque un coco te caiga en la cabeza es de una en 250 mil, me dio risa la casualidad. Salud! Yo brindo por tu blog.

Andrea Garces dijo...

Excelente, simplemente así. Salud!

Andrea Garces dijo...

Excelente, simplemente así. Salud!

marixamartinez dijo...

Cuando no tengo nada que hacer me meto en tu blog, me río y hasta me dan ganas de llorar. Brindo por las teclas que presionas para escribir cosas acá, brindo por el resto de tus brindis.

marixamartinez dijo...

Cuando no tengo nada que hacer me meto en tu blog, me río y hasta me dan ganas de llorar. Brindo por las teclas que presionas para escribir cosas acá, brindo por el resto de tus brindis.