martes, 13 de mayo de 2014

Confesión # 89

Me gusta este ejercicio de obligarme a ser optimista.

Me gusta oír el sonido de las teclas cuando alguien más anda escribiendo.

Me gusta el sonido de las letricas cuando escribo en el iPhone.

Me gusta dormir en pantaletas y franela vieja de POP.

Me gusta hacer reír a la gente con mi obsesión loca por Capriles.

Me gusta imaginarme qué le voy a decir cuando finalmente lo conozca.

Me gusta cepillarme los dientes con la mano izquierda.

Me gusta releer conversaciones de Whatsapp con tipos que pudieron ser pero no lo fueron.

Me gusta evaluar y sobreanalizar todas las palabras.

Me gusta que casi siempre llego a la misma conclusión: no es que yo sea loca, es que ellos me buscaron de verdad y me hicieron creer que sus intenciones eran honorables.

Me gusta que la mayoría de las veces las intenciones eran honorables.

Me gusta decirle sus tres vainas al huevón que me escribe en horario de burdel.

Me gusta ponerme medias de diferentes colores como Dobby.

Me gusta escribir estos posts positivos y optimistas.

Me gusta dormir con el celular al lado porsia. ¿Porsia what? No sé, pero igual lo hago.

Me gusta bañarme con agua hirviendo al principio y helada al final.

Me gusta empezar con agua helada, después tibia y después helada si está haciendo calor como ahorita.

Me gusta soñar con los personajes que eran para mí. Ej. El Tiempo Entre Costuras, era yo. Amy Farrah Fowler. Gatubela, cualquiera de las dos. Enchanted.

Me gusta imaginarme cómo va a ser cuando los que han podido ser y no lo fueron se den cuenta del error enorme y vengan pidiendo cacao.

Me gusta cargar con mil cosas más de las necesarias en la cartera.

Me gustan todos los colores menos el amarillo.

Me gusta obligarme a hacer cosas fuera de mi comfort zone. No peligrosísimas, pero sí que me queden lejos y me den maripositas.

Me gusta que todos se tomen mis status de manera tan personal.

Me gustan las confrotaciones porque generalmente soy muy buena y gano.

Me gusta llamar las cosas por su nombre.

Me gusta subir el Ávila porque un tipo que me gustaba subía el Ávila y me lo contagió.

Me gusta cuando D'Artagnan sale corriendo adelante de mí y pone las orejitas dobladas para atrás pegadas a la cabeza.

Me gusta escuchar las peleas de los demás.

Me gusta que me llega la información a pesar de no estarla buscando.

Me gusta no compartir la información porque puedo mirar a los demás y pensar "I know something you don't." Jijijiji.

Me gusta creer que no lo hizo a propósito, pero estoy convencida de que sí.

Me gusta esperar lo mejor.

Me gusta confiar en que tarde o temprano todo se solucionará.

Me gusta que lo que se atrevan a preguntar, lo puedan averiguar aquí.

Me gusta sentirme comprendida y escuchada, pero eso nunca pasa.

Me gusta cuando tengo razón.

Me gusta cuando me va mejor que a ella porque se nota que la amarga profundamente.

Me gusta cuando no me saben descifrar.

Me gusta ser compleja.

Me gusta cuando me toca el pelo alguien que no sabe que odio que me toquen el pelo y me agarra por sorpresa, too late to yell at them. Pasa que me doy cuenta de que esa persona es buena y mi instinto se reduce a "sóbame el pelo que me quedo dormida."

Me gusta cuando me ofrecen hacer un corto y no tengo que hacer casting. Soy muy mala en los castings.

Me gusta cuando they know I know.

Me gusta preguntar.

Me gusta releer el blog y ver quién era.

Me gusta que lo mejor de ella todavía existe. No voy a adentrarme en lo otro.

Me gusta no saber si me importa burda o si me sabe a mierda todo.

Me gusta leer en las noches.

Me gusta leer en Kindle porque no tengo mesa de noche y no tengo que pararme a apagar la luz.

Me gusta ver trailers de películas.

Me gusta hacer los ruidos de las cotufas cuando se están haciendo.

Me gusta inflar los cachetes y hacer ruidos de Pato Donald.

Me gusta cantar canciones pavosas y viejas, tipo el primer disco de Laura Pausini.

Me gusta inventar coreografías.

Me gusta jugar Air Drums cuando voy subiendo el Ávila.

Me gusta decir "calla, insolente."

Me gusta escuchar un disco nuevo mil veces en repeat hasta que se me incrusta.

Me gusta stalkearlo a él. A ningún otro. Me gusta imaginarme cómo hubiera sido mi vida si me hubiera quedado en NYC. Me gusta imaginarme lo que le voy a decir la próxima vez que lo vea.

Me gusta preguntarme si él piensa en mí como yo pienso en él.

Me gustaría saber cómo estás.

Me gusta imaginarme qué pintaría si supiera pintar. La verdad es que nada, saber pintar no es algo que me interese mucho.

Me gusta estar clara en cuáles son mis talentos y cuáles son mis limitaciones.

Me gusta tener pocos complejos.

Me gusta volver a la escena del crimen y mirarla con nostalgia.

Me gusta cuando a mis amigos les va bien.

Me gusta que la mitad de mis amigas están en una etapa súper seria de casarse y embarazarse y la otra mitad está, como yo, tratando de ganar la competencia de quién toma más vodka sin desmayarse.

Me gusta perder horas en Internet, viendo mariqueras en 9gag.com y en someecards.com y poder llamarlo "buscando ideas e inspiración."

Me gustan, en este orden: mis cerebro, mi pelo, mis ojos, mis brazos.

Me gustaría ser más disciplinada en mi dieta.

Me gusta hacer ejercicio, for real.

Me gusta como me tratan en la peluquería.

Me gusta leer placas de carros y tratar de aprendérmelas de memoria.

Me gusta convertir lo que me va pasando en cortometrajes en mi cabeza que nunca escribiré por miedosa.

3 comentarios:

Sofía Castro dijo...

Me gusta que me identifico demasiado con las cosas que te gustan.

Messerto dijo...

Me gusta que siempre describas como eres. De esa manera ahorraremos muchísimo tiempo el día que nos conozcamos, ya que esto puedes darlo por descontado.

Chemi dijo...

hola! te pasé unas fotos de la caimanera de improvisación en LPG. La pasamos chevere mi chamo y yo.
Gracias!