lunes, 5 de mayo de 2014

I bet you think this blog is about you

Debe ser porque en mi época fui súper arrogante, que me llegan los arrogantes y ególatras que me joden. No, no me joden me amargan. 

Por el blog, por Facebook y por Twitter yo siempre he sido muy abierta. Por más que trato de esconder o de ser discreta o misteriosa, no lo sé disimular. Nunca he podido controlar mis impulsos de contar todo lo que me pasa por la cabeza. Lo que me da rabia es que todos crean que it's about them. Este blog es para hablar de mí y a mí me gusta cómo me revelo y me muestro based on what I do when people do things to me. Cuando hablo de los demás, hablo es de mí. 

Yo no soy estúpida. Bueno, mentira, a veces soy estúpida. Lo que sí no soy es bruta. Cuando tuiteo o pongo un status yo sé que es factible que lo lean, pero no entiendo por qué se lo toman personal. Primero, yo no uso nombres y apellidos, cosa que siento que a veces debería hacer sólo para que las demás estén advertidas. Segundo, yo uso las mierdas que me pasan o que, mejor dicho, ustedes me hacen para dar risa. Para generar empatía y para que las otras pendejas que tienen mala suerte como yo, se sientan acompañadas en sus miserias y sus dolores. Tercero, chill the fuck out dude, no es sobre ti. Es sobre mí y sobre cómo percibo el mundo y sobre mi mal criterio y mi mal gusto. Cuarto, la mayoría de las veces estoy hablando de nadie y de todos a la vez. A ver, me trataré de explicar mejor. Right now, hay varios tipos medio escribiéndome. Ellos me medio escriben, algunos me gustan, otros no, otros me dan ladilla y otros me dan arrechera. Con el que me gusta de verdad, no se puede, pero ya a eso nos resignamos. Pasan cosas, and I tweet about it. Como casi todos viven en el siglo XXI y usan redes sociales en mayor o menor medida, todos se proyectan. Cuando le tuiteo a Capriles, se ponen celosos o cuando me arrecho con uno, el otro cree que me arreché con el otro. Es una soberana ladilla. 

Creo que una buena regla de vida es que no debes creerte 90% de las cosas que lees en Internet. Entonces, no creas 90% de las cosas que digo aquí. Cuando yo esté arrecha contigo, cuando yo quiera decirte algo, cuando a mí algo se me incruste, tranquilo que te lo voy a decir. Yo no me escondo en pseudónimos, ni en anónimos, ni en indirectas. I do not hide. I have opinions and I back them up with my identity. Lo que veas en Twitter, es un puto chiste sobre algo estúpido que hiciste. No es más nada. Cuando yo me arreche, de bolas que lo voy a poner en un status de Facebook. Pero primero voy a mandarte un voicenote donde te grito "off with your head, mmhvo, a ti hay que crucificarteeeeeeeeee imbécil." Bájale siete, que si de verdad es para ti you are going to know porque te voy a estampar tres lepes. 

Esta es de ahora en adelante la regla más importante de mi vida 2.0 if any of you are interested: Don´t be an asshole. It's not about you.