domingo, 31 de octubre de 2010

OPPD, Día 17


Es agotador esto de escribir una cuartilla diaria. Cierto, el plan no es hacer literatura que cambie el mundo pero creo que la cantidad de días en los que uno puede escribir cosas semidecentes con esa frecuencia está long gone.
Ayer me pasó algo raro. Peleé con mi novio mal mal mal y por un momento pensé que de pana íbamos a terminar. Por qué lo sé? Porque el muy cdsm lo planteó como una posibilidad. Equis. Muy su problema. Todo el mundo pelea, dice cosas que no quiere, reconoce que está equivocado sólo para que la novie lo perdone, ella no quiere que él reconozca que él está equivocado para que perdonarlo, quiere que reconozca que está equivocado y punto, sin que eso garantice perdón alguno.

Ya todo está bien pero no deja de darme curiosidad lo que me pasó a mí ayer en la noche. Obviamente estaba asustada, triste y brava. No, no estaba brava. Estaba arrecha. Era una de esas arrecheras que quieres lanzar cosas y pegarle a alguien. Una de esas tristezas que lamento conocer tan bien. Era una preocupación genuina, porque no sabes qué le va a pasar a tu relación. La angustia de no saber es el peor sentimiento sobre la faz de la tierra para mí. ¿Y qué hice? Vi televisión mala toda la noche. No lloré, no pataleé, no llamé a mis amigas,  o mejor dicho no les escribí por BB porque todas viven afuera.

No entiendo qué pasa en mí. Después de 2008, cuando algo es muy duro o muy feo, siento exactamente lo mismo que la gente normal pero no se manifiesta to the outside. Eso, primero, no puede ser saludable y segundo, es bad for business,  ya que la niña Andreína quiere es ser actriz. No me sirve de nada tener el monólogo interior si la cámara no ve algo más, ¿no?

Bueno, one step at a time.

Quiero que conste que no fue que yo tuve los impulsos de llorar y pegarle a un cojín pero me lo prohibí. Es que los impulsos nunca estuvieron. Mi cuerpo se lo prohibió y eso es lo que me preocupa. Qué peo. 

3 comentarios:

Beatriz Portinari dijo...

Tú cuerpo te lo prohibió porque antes (cuando todo el issue del Anticristo) tocaste bottom, real hard, y lloraste tanto, y pasaste tanta roncha en el foso que cuando saliste de él,tú cuerpo se negó a volver a pasar todo el peo psicosomático de sentir como las personas normales...Pero tranquila, recuperarás tus emociones, cueste lo que cueste...y niña, créeme que volverás a sentir de manera sana y real. Just wait and see!

Laura dijo...

Parte de este post me hizo sentir señalada.
Y no, esto no puede ser saludable.

Coraline dijo...

yo creo que lo que te pasa es que te han herido tantas veces que te has hecho una coraza muy arrecha a tu alrededor. Inconsciente o conscientemente te has entrenado para inhibir tus impulsos ante esas situaciones y no manifestarlos al exterior pero eso no cambia el hecho de q los estés sintiendo y además estoy segurísima de que no te afecta para nada en cuanto a tu carrera de actriz se refiere; puedes y sabes actuar pero no quieres expresar tus emociones y eso es otra cosa. Eso que te pasó el otro día me parece que fue un simple mecanismo de defensa aunque cueste admitirlo.


La incertidumbre es parte de las relaciones y de la vida; uno nunca sabe cómo van a ir las cosas pero si lo piensas, ni siquiera cuando todo está bien tienes garantía de que la cosa va a ir bien. Las cosas cambian en segundos, ahora está todo genial y al minuto siguiente todo se fue a la mierda; por eso es preferible no llenarse de expectativas, vivir sabiendo que cualquier cosa puede pasar en cualquier momento y dedicarte sólo a disfrutar los momentos bonitos mientras puedas y los tengas; no te llenes de expectativas y no intentes controlar siempre todo; deja que las cosas fluyan y aprende a ser tolerante porque no todas los cosas pueden salir siempre como quieres.