domingo, 28 de octubre de 2012

Capítulo 6

Me gustaría poder decir que fui encantadora y simpática en el camino a casa de Daniel. No fue el caso. La verdad es que después de que me dijo que había estado imaginándose todo el día las cosas que quería hacerme, no hablé mucho. Un poco antes de llegar a su edificio en La Castellana,  él también se quedó callado y dejó la mano quieta. En mi pierna, pero quieta.

Entrar al sótano me recordó a la noche anterior, en el estacionamiento del San Ignacio. Apagó el carro. Volteó a verme y me sorprendió con un beso en la frente. Sacó su iPod de la guantera y me dio otro en el cuello. “No te bajes, yo te abro la puerta,” me dijo en el oído. “Estoy jodida,” pensé. Cuando me abrió la puerta traté de hacer como las actrices de Hollywood cuando se bajan de las limosinas. Creo que se dio cuenta de que estaba tratando desesperadamente de ser elegante y cool porque se sonrío un poquito, pero no me dijo nada. No me soltó la mano hasta que llegamos al ascensor.

Sacó su llave y marcó el PH. “Me encanta tenerte así, atrapada,” me dijo cuando se cerraron las puertas. “Para algo están las alarmas” contesté, estirando la mano hacia el botón. Se rio y me agarró la mano, llevándola a rodearlo por la cintura. Me daba miedo cuando me veía así. Me excitaba que me diera miedo cuando me veía así. Me besó. Sabía a menta y yo no me acordaba si me había cepillado los dientes antes de salir. Traté de subir las manos para acariciarle el pelo, pero no me dejó. Me presionó más duro contra la pared del ascensor. Empezó a jugar el juego que detestaba, separando la cara de mí. Decidí no jugar. Me obligué a no buscarlo ni besarlo, contra todo lo que mi cuerpo quería y necesitaba. “Hacerte la dura en un espacio tan chiquito no es una buena idea, Cecilia,” me regañó mirándome a los ojos. “Yo no me estoy haciendo la dura, tú sí. Fuiste tú el que se echó para atrás ahorita. No beso a nadie que no quiera besarme a mí, Daniel,” le dije. Le quité la mirada. No podía más. Me moría por quitarle la camisa y por besarlo hasta que no pudiera respirar. Me derretía como sonaba mi nombre completo en su boca. Su voz era un afrodisíaco muy poderoso y yo no tenía el antídoto. Cecilia nunca había sonado tan sexy antes. Chechi me sonaba a pendeja. Cecilia sonaba a la mujer que sería capaz de hacer lo que quería, que en este caso era llevarlo directo al cuarto. El problema era que no sabía donde quedaba el cuarto y que no me sentía como Cecilia, sino como Chechi.

El apartamento tenía una vista increíble de Caracas. Viendo la ciudad de lejos y de noche, era imposible extrañar Margarita. Daniel prendió las luces. La sala, el comedor y la cocina constituían un solo ambiente.

­—Quieres algo de tom…
—Vino, por favor.
—Jajajaja, tinto o blanco?
—De qué te ríes?
—De que estás tan nerviosa que no me dejaste terminar de ofrecerte nada.
—OK, creo que te estás imaginando cosas, Daniel. Tinto, por favor—finge demencia, a toda costa, Chechi. ¡Vamos que sí puedes!
—Yo sé que no me lo imaginé, pero OK. Siéntate donde quieras—empecé a caminar para hacerle creer que era una mujer segura y confiada, pero no sabía a donde estaba yendo­—y mira, Chechi­—me volteé—no estés nerviosa. Hoy voy a hacer que la pases muy bien.  

Mi tercera copa de vino estaba casi por la mitad. Los quesos que Daniel había puesto en el bar estaban intactos. Yo no tenía hambre y él estaba muy ocupado jugando a que yo cayera primero. Daniel sabía perfecto como entretenerme, como seducirme, como mirarme y como tocarme suficiente para que yo me excitara pero no para que le saltara encima. Me había servido más vino en dos ocasiones sin que yo lo pidiera. Se paraba detrás de mí, se inclinaba encima de mi hombro a milímetros de mi piel, me respiraba en el cuello y llenaba la copa. Después, se reacomodaba en su silla. Pasamos casi dos horas hablando. El vino, la conversación y la luz de la luna sobre nosotros me habían relajado, pero no iba a caer. Si él quería acostarse conmigo, tendría que iniciarlo. En primer lugar, porque quería que quedara algo de mi integridad y en segundo, porque aunque me muriera por hacerlo con él, yo no sabía cómo empezar.

—Qué bella te ves cuando te ríes.
—Gracias
—No bajes la cabeza. Es en serio. Te ves más bella de lo que eres normal.
—Gracias.
—Ven acá, vale.

Como si tuviera algo en mi contra, el shuffle del iPod decidió que era un buen momento para que sonara Control de Viniloversus. Daniel se paró de su silla y con las dos manos me agarró el cuello. Nos besamos con las ganas que habían ido creciendo durante la noche y ya no podíamos esconder más. Sin dejar de besarme, bajó su mano y con un dedo me acarició la clavícula. Luego el esternón, por encima de la camisa. Bajó sus dos manos a mi cintura y me paró de la silla.

Una vez fue más que suficiente.

Me quitó la camisa y me desabrochó el sostén sin dificultad. Moví los brazos buscando taparme y no me dejó. Me sostuvo firme y empezó a besarme los senos. Se me doblaron las rodillas.

Ya lo dije pero tú no entiendes.

Cerré los ojos y decidí no pensar. No me iba a sabotear lo que estaba pasando. Sus manos y su lengua jugaban con mi pecho. Estuve a punto de gritarle que no cuando quitó una para desabrocharse el primer botón de la camisa.

Yo te veo y tú no te defiendes.

Buscó mi boca de nuevo y empezó a caminar, obligándome a ir de espaldas a donde me estaba llevando. Bajé mis manos a su camisa y empecé a ayudarlo con los botones. Todo pasaba rápido y al mismo tiempo.

Y entonces el cuchillo que te estoy clavando
Me voltéo y pegó su pelvis contra mis nalgas. Me acarició y me sopló la espalda. Seguí caminando como pude. Lo sentí desabrocharse el cinturón y me rodeó con sus brazos para desabrocharme el botón del bluejean.

Comienzo a pensar que lo estás disfrutando.

Mientras bajábamos la escalera estuve cerca de caerme varias veces. La primera vez cuando metió la mano adentro del bluejean y se puso a jugar con el encaje de mi pantaleta. La segunda, cuando empezó a mover su dedo al ritmo de la guitarra de la canción.

Me haces perder control, me haces perder control.

Se puso de frente a mí y me besó. Su lengua jugaba con la mía. Me haló el pelo y ni siquiera me pidió perdón. Me dolió pero estaba concentrada en seguir las instrucciones que me mandaba con el pecho sobre hacia donde tenía que caminar.

Me haces perder control, me haces perder control, oh oh oh.

Abrió la puerta del cuarto, me abrazó duro por la cintura y me dejó caer en la cama. Dejó de besarme para quitarse el bluejean. Yo me quité los tacones y los vio casi triste caer al piso. Entendí que le gustaron y me propuse recordarlo para una próxima ocasión, si había. Con una mano me acarició un pezón y me besó el otro brevemente. Yo empecé a quitarme el bluejean y de repente sus dos manos estaban ahí para ayudarme. Aprovechó el movimiento para quitarme la pantaleta. Se paró y me vio por un momento. Aproveché para echar una miradita rápida y discreta yo también.

Esta es la parte en la que te mueres de la pena, pero no hay tanta luz o sea que relájate y coopera Chechi. OK, eso no me va a caber. ¿Marico, es en serioooo?


Lo tenía mucho más grande que cualquier otro que hubiera visto. Cerré los ojos y las piernas por instinto. Me agarró las dos rodillas y las separó. Me acarició los muslos y me mordió duro.

“Ah,” dije. “Te mordí duro a propósito Chechi. Pero déjame compensarte, ok?” le escuché. Su dedo empezó a subir de mi rodilla lentamente una y otra vez. Estaba asustada y excitada y desesperada porque me lo metiera de una vez.  De repente, sentí su lengua en mi clítoris.

Coñoooooooo... Menos mal que me depilé.  Qué bueno es en esto.

Me lamió, me besó. Paró. Empezó de nuevo. Jugó conmigo. Casi pude escucharlo sonreír cuando vió el efecto que su boca tenía en mí. Lento, después rápido. No tenía que preguntar si me gustaba. Él lo sabía y se estaba aprovechando de eso. Abrí los ojos para verlo. Él estaba viendo y midiendo mis reacciones. Conseguirme con sus ojos me dio pena y los volví a cerrar. Mis dedos apretaron la sábana porque las almohadas estaban muy lejos.

De repente paró.

Noooo, ¿qué hace?

 Se acercó a una de las mesas de noche y abrió la primera gaveta. Sacó un condón y se lo puso en tiempo record. Yo aproveché para acomodarme en la cama y poner cara de que no estaba nerviosa. Puso una rodilla encima de la cama y luego la otra. Fue acercándose a mí poco a poco y puso un codo a cada lado de mi cabeza. Finalmente, sentí su peso encima de mí y lo abracé. Me besó el cuello y me vio a los ojos.

¡¿Qué?!

Empezó a meterlo suavemente.

—¡Ouch!
—¿Te duele?
—Sí, dale más lento porfa.
—OK, mi Chechi.

Que dijera “mi Chechi” fue como un analgésico. Me sentía suya y lo sentía mío. Me relajé y me concentré en su boca. Me estaba besando y yo no quería que parara nunca. Abrí las piernas y lo rodeé. Era incómodo pero ya no me dolía tanto. Daniel avanzaba con toda la paciencia del mundo. Dejé de besarlo porque quería verle la cara. Un poema. Estaba disfrutándolo demasiado. “Que sabroso,” me dijo en el oído. “Dame un segundo, no te muevas,” dije como pude. Tenía que decidir si me gustaba más de lo que me dolía o vicecersa. Mientras me acostumbraba, permaneció quieto. Me besaba la frente y me acariciaba el pelo. Yo tenía ocho meses sin tener relaciones con nadie y se notaba. Empezó a moverse lentamente adentro de mí. Yo me agarraba de él y poco a poco empecé a disfrutarlo. Me mordí los labios para no hacer ruido.

—No te muerdas los labios, Cecilia. En esta cama está prohibido no demostrar gritando cuando algo te gusta, ¿quedó claro?
—OK.

Era imposible no obedecerlo cuando me hablaba así. Empecé a respirar más duro y a no reprimir los gemidos. Sentí cuánto le gustaba, empezó a moverse más y más rápido. Me agarró las manos y las puso por encima de mi cabeza. No me dejó moverlas, ninguna de las veces que traté. Quería seguir tocándole el pelo y clavándole las uñas en la espalda. O no le gustaba o le gustaba hacerme sufrir. El control era todo suyo. “Si sigues moviéndote así, voy a acabar,” le dije. “Acaba, te quiero oír,” me respondió. Mi cuerpo enteró se tensó en un orgasmo poderosísimo. Así no me hubiera prohibido estar callada, no hubiera podido frenar el grito que pegué. “Que divino, Cecilia, así es,” me felicitó.

—Wao…
—Dices “wao” como si esto se hubiera acabado. Voltéate.
—¿Ah?

Me lo sacó con cuidado. Me volteó sobre la cama. Me apoyé sobre mis manos y empezamos de nuevo. Me halaba el pelo, me tocaba la espalda. Se apoyaba de mí y con una mano me acariciaba los senos y la clavícula. Nunca nadie me había hecho sentir eso. Empecé a gemir sin pena mientras me hablaba al oído. Me dijo que le encantaba hacérmelo, que era demasiado rico tenerme así. Mis piernas se abrían, más. Solas. No tenía fuerza ni control ni poder. Todo lo tenía él. Quería decirle todo lo que causaba en mí y en vez de eso, sólo podía gemir. Me agarraba y me acariciaba las nalgas más duro cada vez. Me besó la espalda y me ericé.

¿Él me acaba de dar una nalgada?

Busqué rabia e indignación para moverme lejos de él y gritarle que era un falta de respeto. No las conseguí. Iba a voltearme para reclamar, pero la verdad era que me había gustado. Dejó de moverse. Él supo leer lo que mi cuerpo hizo y me dio otra, esta vez más duro.

Se apoyó sobre mí para poner su boca cerca de mi oído.

—¿Alguien te había dado una nalgada alguna vez?
—No.
—Yo sé la respuesta, no me vayas a mentir: ¿te gustó?
—Creo que sí—respondí agradeciendo que no me pudiera la cara de vergüenza.
—¡Qué bueno! A mí me encantó dártelas.

Yo no entendí nada. Daniel no me dio tiempo de pensar. Empezó a moverse cada vez más y más duro. Su respiración lo acompañaba. Mi cuerpo se movía con él, sin que nadie lo mandara.  

“¡Aaaah!” llegamos y gritamos al mismo tiempo. Yo me derrumbé del cansancio y él se vino encima de mí. Sudaba y respiraba rápidamente. Yo temblaba y él me besaba la nuca. Cuando no pudo seguir soportando parte de su peso en el brazo que tenía en la cama, se dejó caer a mi derecha. Sin preguntar, me pegó contra él y me abrazó de lado. “Ay mi Chechi, vamos a gozar una bola tú y yo”.

4 comentarios:

Valentina Cabriles dijo...

JAJAJAJA que bueeenoo!

Luis Lovera dijo...

Juajajajajaja... excelente Andreina! Tan bueno como los otros cinco.

Valentina dijo...

Te me vas apurando con el séptimo, Andreína Rancel

Isaelia Rojas Tattá dijo...

Y aunque sea simple casualidad, el tema que le funcionó como banda sonora de este capítulo fue: déjate llevar de Guaco con Chino y Nacho http://www.youtube.com/watch?v=r-PRST6PNmk&feature=related (porsia)