miércoles, 17 de octubre de 2012

Todo el mundo sabe que no se le puede hacer caso a lo que haga todo el mundo

-¿Quién te dijo eso?
-Todo el mundo me lo ha dicho. 
-Ajá, pero ¿quién?
-No importa, me lo dijeron y ya, vale. 
-¿Quién?
-¡Todo el mundo! 

Detesto esa frase idiomática colectiva, Todo El Mundo. Todo el mundo se come la luz, todo el mundo tiene una opinión, todo el mundo es experto comentarista Vinotinto, todo el mundo es Missiólogo, todo el mundo es opinador compulsivo sobre los hábitos y manías de los demás, todo el mundo quiere ser famoso, todo el mundo es experto en Algo. Todo el Mundo y Algo, ambos demasiado ambiguos para mi gusto. Todo el mundo soy yo también, la mayoría de las veces. 

El único recuerdo bueno asociado con Todo El Mundo era el panita que salía en la novela Las Juanas, que yo amaba con locura. Todo el mundo tiene que alimentar a su conserje interna a veces. 

Hace casi diez años, ya en ese momento teníamos Internet en las casas pero no en los celulares, estábamos todas en las gaitas del Don Bosco. Todo era Guaco, escarcha y risa, hasta que de repente salió un grupo como de diez corriendo sin despedirse porque a la mamá de Fulanita Menganez la habían llamado para decirle que esa noche había golpe, que el alto mando militar no se lo calaba más. Ya saben, golpe. 

Antes la gente por lo menos se tomaba la molestia de llamar familiar por familiar, amigo por amigo. Ahora le das a select all y es una manguangua. Eso no significa que antes a la gente le importara más. No significa que todo el mundo fuera más solidario, es que tenían más tiempo libre. Cuando no tienes Twitter ni FB distrayéndote, cualquiera sería capaz de llamar de uno en uno usando el teléfono de la abuela, rodando el número hasta el 9 con el dedito. Todo el mundo manda cadenas porque es una extensión de lo que éramos. La gente, perdón, todo el mundo difunde y RTea rumores porque siempre lo hicimos, lo que pasa es que ahora es más fácil. 

Tú montas cachos porque todo el mundo lo hace... o porque no han terminado de entender que entre el cielo y Facebook, no hay nada oculto. Y ahí vengo una de las Top 5 Frases de Mamá: "si Fulanita se lanza por el barranco, tú también?" Que tus amigas sean bien desleales y monten cachos seis meses antes de casarse no significa que esté bien. Significa que sus futuros maridos son bien pendejos. Además,  y cuando el caso es invertido, hay otro detalle: your mother raised you to be better than this. Better than The Cacho. 

Quizás te comes el semáforo porque todo el mundo lo hace. Lo bueno es que en este caso hay una sola manera de aprender y esa es por las malas: cuando te lleven por delante. Nunca subestimes el poder de la estupidez colectiva, puede llegar a mandar mensajes y enseñar lecciones contundentes. Recoge el parachoque, sécate las lágrimas y aprende a frenar.  

Que sea común, no significa que sea normal. Que sea, no significa que sea para bien. 

Por favor, Justin Bieber es TT todos los días en todo el mundo y a nadie le gusta, ¿no?