martes, 29 de julio de 2008

Confesión # 18.

Hace poco perdí un zarcillo que El Anticristo me regaló. Zampando con otro carajo. Lo peor del caso es que después de llorar 28 segundos, ¡me empecé a reír sin parar! He will never know, pero en mi cabeza resultó ser muy divertido. ¿ Can anyone say passive-agressive revenge and huge cosmic joke all in one?

5 comentarios:

Toto dijo...

Depende del zarcillo. Si era uno de esos que usan en el red carpet de los Oscars RUN GIRL RUN y busca esa gema que eso es lo que nos va a llevar para los Roques en septiembre!!!!

*+MªEugenia+* dijo...

Yo perdí mi nombre, literalmente jejeje… lo tenia en un collar y lo perdí ebria intentando marcar correctamente su numero de teléfono, algo que ahora resulto ser bueno, pq de tenerlo todavía seguro lo cargaría puesto… menos cosas que vengan de el resulto ser mejor para mi!!...

Laura Strazzaboschi dijo...

Jajajajajajajaja lo mejor fue el comentario de toto

Gustvao dijo...

Una venganza no planeada. Esos pequeños detalles que te hacen sonreir!

Feliz día

Débora Ilovaca Leiro dijo...

Aaaaaaaaaaaaajajajajajajajajaja.
Una señal divina, queridal. Una señal divina.