jueves, 10 de julio de 2008

Hablando de Besos.

Resulta ser que últimamente no quiero un beso de la clase discutida hace poco. No tienen nada de malo los besos románticos, ojo. Acabo de reconocer que un beso de los cursis ha sido el mejor beso de mi vida. Pero a veces buscamos otra cosa. A veces no queremos un beso de niños menores de 20 que nos idolatran y que nos ven con cara de idiotas enamorados. A veces no queremos hombres de 25 que se tripean nuestra compañía solamente pero no terminan de hacer algo al respecto. A veces las llamadas de uno de 34 no son suficientes. A veces lo único que queremos es que nos peguen contra la pared. Que nos sabroseen bailando y que nos vean con cara de " o le meto o me muero."

Esta vez no me interesa la rosa, ni la nieve, ni Nueva York, ni las velas, ni las cursilerías. Quiero que alguien allá afuera se ponga un par de cojones y no se sienta intimidado por mí o por lo que digo. No quiero promesas de llamadas, ni mensajes posteriores. No quiero ni siquiera que me pidas el teléfono. Quiero silencios más incómodos que cama de acompañante en clínica. Coño. Pégame contra la pared. Hálame el pelo sin querer. Como el hombrecito que eres, dame el beso tú. Cuando no me lo espere y cuando al principio te diga que no, sigue intentando. O mejor todavía, clávame un beso y ya. Ve Mr. and Mrs. Smith o algo así. No me voy a romper si me halas fuerte. No me voy a poner a llorar si me halas el pelo a propósito tampoco. Quiero que nos consigamos después, intercambiar una mirada de complicidad por sabernos ese secreto, saludarnos y seguir nuestros respectivos caminos. ¿Es demasiado pedir?

6 comentarios:

Miss Alice dijo...

Jajajaja este post me sacó una sonrisa anclada a una memoria nada inocente...

Toto dijo...

daaaaamn, woman! Come on baby light my fire!

Gracci dijo...

cheese? anyone?

Pedro dijo...

porqué el 95% de la veces que uno hace eso entonces estaban esperando el beso romántico y viceversa... y no me vengas con que los hombres somos unos insensibles que no sabemos interpretar el momento.

Laura Strazzaboschi dijo...

Jajajaja ok... Cuánto va a quel sábado te dan ese beso?

Pedro dijo...

Ese comentario de arriba no lo dejé yo, fue otro Pedro (JA!, ¿gané yo?) (Aunque no suena nada mal lo que describes, ¿donde consigo mujeres así?)