sábado, 5 de julio de 2014

Confesión # 91: de los silencios

A preview or explanation: Estoy disfónica, cosa que significa que grité mucho en Microteatro y que hablo muy duro en la vida normal. Tengo reposo vocal absoluto hasta nuevo aviso.

¿Qué significa eso? Que no puedo decir una palabra. Significa que si quiero pedir un kilo de tomate, tengo que anotar en un papelito que quiero un kilo de tomate. Significa que no puedo decirle al perro "ven D´Artagnan," sino que tengo que silbarle. Significa que si quiero mentarle la madre al que se comió la luz, tengo que morderme la lengua. No puedo decir ni una sola palabra.

Creo que este silencio obligatorio y médico me va a hacer bien. Obligarla a una a callarse, la obliga a una a escuchar. Y es eeeevidente que yo necesito escuchar más. This can be a good thing.

Por ahora, estoy usando el guion de Tú, un corto que hice, para anotar la respuesta cuando me preguntan cosas. Esas carajitas de verdad eran buenas.

Me da un poco de miedo porque ella sospecha que hay una lesión. Nadie va a sacarme las cuerdas vocales y quemarlas, pero una lesión es una lesión. No me voy a preocupar por eso ahorita, de pana. Shhh, Nina.

He entendido lo importante que es un silencio. He aprendido a hacerlos hablar también. Bueno, no hablar per se, pero sí decir cosas. Mis silencios dicen cosas. Tanto peo para llegar ahí.

Si no hubiera llegado a Elia, no hubiera sido la actriz que soy ahorita. La que usa los silencios a su favor, los agradece y los entiende.

El silencio más devastador de mi carrera fue a los 12 años, lo escuché en un payphone de NY y me dijeron que no me podían ayudar a que la visa de trabajo saliera más rápido. Tenía una braga de bluejean y una camisa de rayitas azules con blancas. Nunca se me olvidará. Santiago mi primito nos veía llorar y no entendía nada.

El silencio más incómodo fue cuando el Yunque me dijo "te amo" que si a los 5 días de conocernos y yo que si eeeem... Nop. ¿Por qué no saliste corriendo ahí Nina? Porque eres estúpida y bruta. Ese primer silencio fue tan importante...

El que más disfruté fue cuando me escribió un email y no le respondí a ese maltratador and psicologically abusive asshole. Lo odio más a él que al Anticristo, go figure.

El silencio del día que más disfruto no es total. Es cuando no hay cola y bajo el vidrio, sin música, se mete el ruido del viento pero calla todos los ruidos de mi cabeza y de la ciudad. Se siente como una vibración rara en el oído, me encanta. Suena cuando no vas muy chola, eso sí.

El silencio más romántico fue un día con Compañerito, después de nuestro first date. Me estaba dejando en mi casa and we just knew que algo importante estaba empezando.

Hubo otro silencio súper romántico con el Anticristo, pero tiendo a no pensar en lo bueno con él por si acaso. Estábamos en mi calle después de un matrimonio, mi vestido era verde perico y muy en serio, me dijo que me casara con él y me puso un anillo de la serpentinita improvisada que sale de la trompeta fastidiosa del cotillón. El silencio vino después de que le dije que sí.

El silencio es horrible cuando lo hace ella cada vez que she was disappointed in me. Igual, le salí mejor que el otro favorito entonces no sé de qué se quejaba tanto.

El silencio que dura una milésima de segundo just before he fucking loses his mind.

Yo no haría silencio si me toca denunciarlo, aunque ella nunca me lo vaya a perdonar.

El silencio que interrumpen los grillos es mi favorito de los de la noche.

El silencio que hice antes de decirle que renunciaba a la radio. Me gustó porque entendí que estaba haciendo lo correcto.

El silencio que hace mi celular es el que más me deprime.

Nunca me había dado miedo quedarme sola. Este año he estado tan sola que de verdad me he preguntado si es una posibilidad que nadie me ame de nuevo. Ever.

El silencio que hago cuando yo sé que la estoy cagando pero igual termino haciéndolo porque soy estúpida.

El silencio de Caracas, vista desde el mirador de Valle Arriba. El silencio que él hizo mientras yo trataba de convencerlo de que me dejara quererlo y el silencio que hice cuando no me dejó. El silencio de mi chat y de mi teléfono cuando no pude.

El silencio y la vergüenza de entender que no puedo estar regalando la posibilidad de enamorarme de un hombre que no hizo nada por merecerlo.

El silencio que hice cuando me dijo que ya, que así de fácil habían pasado otras cosas con otras mujeres, en vez de meterle un solo coñazo por hijo de puta. Una vaina es que sea loco, la otra es que sea coño de madre.

Los silencios forzados entre tipos que no me gustan, ni me entretienen.

El microsegundo de silencio que logro hacer antes de que explote mi arrechera contra la gente que es más estúpida que yo. Claaaaaro que te las haaaay, vale.

En vez de decirle "maldita, te odio" hago silencio. Tenía tiempo sin odiar a una jeva tanto pero es que ella se lo ganó a pulso.

El silencio que hubo después de la misa el miércoles en la iglesia Claret. Me permitió gritarte mentalmente, necesito que esta vez sí me escuches.

El silencio de la gente que hace la gente para entender y luego reírse, es el mejor. Me encanta cuando los hago pensar.

El silencio que hace mi papá y tuerce la boca antes de dar una buena noticia.

El silencio del tope de la montaña.

El silencio que hicimos los dos cuando hablamos por teléfono y sabíamos que se nos había ido de las manos. Nunca hemos debido chatear tanto porque nos involucramos a distancio. Él siguió con la vida como si nada y siguió bien, pues. Yo me jodí al final, pero hubo un segundo de saber que no era una mariquera para ninguno de los dos. Y como ese silencio es lo único que tuve con él, pues de ahí me agarro.

El silencio de un huevón que no quiso decirme por qué lo hacía y por qué no podía corresponderme. Los calvos con quienes me he topado no se dan cuenta de que son calvos y que deberían estar agarrando aunque sea fallos, no todos los días una tipa como yo se fija en uno de ellos. Ppfff.

El silencio de cuando se apagaron los micrófonos después del último programa de Nos Vemos a la Salida, dejé de llorar y recé. No sé si es que le bajaron a la música a propósito o que mi cabeza eliminó lo que estuviera sonando, pero ese silencio fue uno de los más meaningful de mi vida. Tanta gente que supo que yo iba a estar bien aunque yo no lo supiera.

Si hubiera seguido al aire ese programa, no hubiera podido ir al panel de Érika tan frecuentemente, porque los horarios coincidían y no me iban a dar permiso para llegar tarde una vez por semana.

El universo de pana que sabe lo que hace, que bolas.

El silencio que hizo el director de casting cuando terminé el mío para Eugenia Blanc.

El silencio que hago cuando me sabe a mierda lo que tiene alborotada a la gente en Twitter. O el que hago cuando de pana estoy full.

El silencio que hicimos los dos cuando we had a connection, a pesar de que nos hayamos conocido en Tinder.

El silencio que hizo cuando me vio. Totally worth it.

Este silencio que voy a usar para pensar, crecer y pedir. Es bueno, es necesario.

Ah, el silencio cuando entiendes que no tiene nada de malo pedir.

El que hago cuando de verdad quiero algo y Él sabe.

Cuando no importa how long we've been silent or absent or elsewhere porque somos amigas en mute o en estereo.

El silencio que viene justo antes de dar una opinión o de que me hayan hecho una pregunta cuya respuesta no quiero dar.

El silencio que viene, del cual espero aprender. De pana.

2 comentarios:

Zarik Medina dijo...

Con razón escribes en una hoja, he entendido

Zarik Medina dijo...

Es porque estás disfónica..