sábado, 9 de julio de 2011

33


As a general rule, no sé despertarme de buen humor. Esta mañana abrí los ojos y estaba contenta. Esta mañana me paré con ganas. Con ganas de seguir sintiendo y viviendo todo como siempre lo hecho. Me desperté con ganas de echarle bolas y con pleno awareness de who I am and what I am capable of doing.

Mind you, estoy enratonada y eso no me detuvo. Igual me desperté de buen humor. I found balance. As much as this blog contributes to build and increase my already enormous ego, acting works in the opposite way. Me hace más humilde y más sencilla. Uno halando a un lado y el otro halando hacia la dirección contraria, me suspende en el centro. Donde debo estar. It´s an awesome feeling. Es tan awesome que no tengo talento suficiente para escribirlo o describirlo y hacer que alguien lo entienda.

Después de cepillarme los dientes, saludé a los cuatro listones de compuesto fenólico que me hicieron tan feliz. Los saludé en voz alta porque me gusta hablarle a objetos. Le hablo a mi comida, a mi celular, a mis almohadas y a mis zapatos casi todos los días. A veces, mientras me baño, le hablo al pote de shampoo. I wasn´t kidding when I said I was crazy.

Sí. Hubo dudas. Hubo cansancio, arrepentimiento y poca fe. Pero  siempre han sido esporádicos. Siempre han sido períodos cortos. Un momento, o varios, no puede con una vida de querer tanto con tanta fuerza. Un momento no puede con 25 años de foco, de trabajo y de esfuerzo. Un momento no puede conmigo. Un momento no puede con tantas ganas. Un momento no puede con una vida de dedicación y entrega. Un momento ni unas palabras desde el dolor, no pueden con todo esto que yo soy. Ni podrán con quien seré. Un momento de duda es muchísimo menos que una vida de convicción.

I am going to become who I was always meant to be. And you´ll clap from the audience.