sábado, 16 de julio de 2011

40

Hoy es un sábado tranquilo. La luz entra por la ventana y me da en la cara como me gusta. Sí, me encandila. Pero como dije, me gusta. Mis hermanos y yo nos acabamos de tomar fotos jodiendo en Photobooth pero ya se pararon. No me deja de asombrar como una cámara puede capturar la esencia de alguien. Y así ocurrió cuando nos tomamos la foto. En las primeras tres, salimos payaseando. En la última, salimos como somos. ¿Qué somos? No sé describirlo porque es largo y complejo, pero podemos preguntárselo a la cámara y verlo en la foto. Una foto pichache de webcam. It´s amazing what we can do with technology.

Me pregunto si ellos son lo que son gracias a mí o por mi culpa. Si tuve que ver en eso, de alguna u otra manera. Creo que sí. Espero que sí. Amo a los dos hombres en los que se convirtieron. No podría pedir más. Sé que están equipados para superarlo todo. Para hacerlo todo. Y si no lo estuvieran, no importa. Me tienen a mí para ayudarlos. I am unstoppable y ellos vienen conmigo. I like that word. Unstoppable. Suena bonito y significa cosas más bonitas todavía. Se escribe bonito. Reconozco que tengo debilidad por las palabras que tienen la misma letra repetida, una al lado de otra.

A mis hermanitos no les gustan las palabras. En eso fallé estrepitosamente. Se leen Percy y Harry, y ya. No podían ser perfectos tampoco. Serán mis hermanitos hasta el día que se mueran. Cuando yo tenga 50 y ellos 47 y 43, seguirán siendo mis hermanitos. Cuando ellos tengan 53 y 57 y yo siga teniendo 50, también.

Para saber quién gana la batalla eterna entre nature vs. nurture, sólo tienen que venir a mi casa. Nuestras personalidades son diametralmente opuestas. No parecemos ni primos lejanos. Cada uno es como es. Cada cual quiere cosas distintas, cada quien tiene sueños diferentes. Dos de nosotros tomamos muchos, el otro no toma nada. Javier pinta brutal y yo no sé dibujar personas que no sean de palitos. Mauricio no sabe quién es Adele, yo odio el reggaeton. Eso sí, los tres amamos a Los Beatles y no se necesita más nada que eso para llevarse bien.

2 comentarios:

Chemi dijo...

Amor de hermanos!

Mariale divagando dijo...

Mi hermano y yo parecemos sacados de dos orfanatos lejanos, él es simpático y yo soy odiosa, él es negro y yo blanca, a él le gusta el reggaeton y a mí me gusta leer el diccionario... Pero tenemos la misma nariz y nos reímos de las mismas tonterías.
El vínculo está, por ahí escondido en alguna parte, pero está!