lunes, 11 de julio de 2011

No hay palabras





No sé si reír de la felicidad o llorar de la nostalgia.